Lo más visto

Más de Internacionales

Trump retira a personal de Cuba

La Casa Blanca también aconsejó a sus ciudadanos no viajar a la isla por motivos de seguridad.

Enlace copiado
AP/LA PRENSA  Niegan.  El Gobierno cubano ha negado toda relación con los ataques, que está investigando, y los responsables de la pesquisa no descartan a “un tercer país”.

AP/LA PRENSA Niegan. El Gobierno cubano ha negado toda relación con los ataques, que está investigando, y los responsables de la pesquisa no descartan a “un tercer país”.

Enlace copiado

Estados Unidos dio ayer una respuesta drástica a los “ataques” que han sufrido al menos 21 de sus funcionarios en Cuba, al ordenar la retirada de la mayoría de su personal en la isla, pedir a los estadounidenses que no viajen allí y suspender la emisión de visados desde su embajada en La Habana.

Tras dos meses de misteriosas informaciones sobre incidentes que causaron síntomas auditivos a diplomáticos estadounidenses en la isla, y pese a no tener claro quién es el responsable de los hechos, el Departamento de Estado tomó medidas que prometen minimizar los viajes de los estadounidenses a Cuba y de los cubanos a Estados Unidos.

“Hasta que el Gobierno de Cuba pueda garantizar la seguridad de nuestros diplomáticos en Cuba, nuestra embajada quedará reducida a personal de emergencia, para minimizar el número de diplomáticos que se arriesgan a quedar expuestos” a posibles ataques, dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, en un comunicado.

En una alerta de viaje, el Departamento de Estado aconsejó a sus ciudadanos no viajar a Cuba y ordenó la retirada del personal no esencial de su embajada en La Habana debido a los “ataques específicos dirigidos contra diplomáticos” estadounidenses, que han provocado “heridas significativas” en al menos 21 de ellos.

Los funcionarios han experimentado síntomas como “problemas en el oído y pérdida de audición, mareos, dolores de cabeza, fatiga, problemas cognitivos y dificultad para dormir”, indica la alerta.

El Departamento de Estado no ha llegado a confirmar que los ataques se produjeran con un dispositivo “acústico”, como han apuntado algunos medios de comunicación, y sigue investigando los sucesos, que comenzaron a registrarse a finales de 2016 y cuyo último episodio confirmado tuvo lugar en agosto pasado.

Aunque Washington no tiene constancia de que los ataques afectaron a ningún estadounidense ajeno al personal diplomático, decidió aconsejar a sus ciudadanos que no viajen a Cuba por considerar que no puede “garantizar” su seguridad allí.

Los servicios que proporcionará la embajada estadounidense estarán limitados.

Lee también

Comentarios