Lo más visto

Trump sin remordimiento por despido de fiscal

La fiscal se negó a defender orden migratoria. El presidente resolvió despedirla, algo que no se veía desde Nixon.
Enlace copiado
Agenda. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una reunión en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca.

Agenda. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante una reunión en la Sala Roosevelt de la Casa Blanca.

Resistencia.  Sally Yates, la fiscal general interina despedida por Trump.

Resistencia. Sally Yates, la fiscal general interina despedida por Trump.

Trump sin remordimiento  por despido de  fiscal

Trump sin remordimiento por despido de fiscal

Enlace copiado
La Casa Blanca defendió ayer la decisión del presidente Donald Trump de despedir a la fiscal general interina, Sally Yates, por cuestionar el veto a inmigrantes y refugiados, y advirtió contra futuros disensos dentro del gabinete, cuya misión principal debe ser “cumplir” la agenda del mandatario. Ella respondió que su lealtad no está con Trump, sino con la Constitución.

Yates, quien ordenó a sus subordinados en el Departamento de Justicia no defender en los tribunales el veto impuesto por Trump, con el argumento de que no estaba “convencida” de que la medida del presidente sea “legal”, fue “lícitamente apartada” del cargo, según explicó en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

Como fiscal general en funciones, a Yates “se le exige ejecutar órdenes legales” y optó por no hacerlo “en un tono desafiante”, sostuvo Spicer.

Ella dijo que la entidad que dirigía es independiente del Estado y se debe solo a las leyes.

Según el portavoz, si Yates llegó a la conclusión de que no podía defender la orden firmada por Trump el viernes y que prohíbe temporalmente la entrada a Estados Unidos de todos los refugiados y de ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, debería haber renunciado al cargo.

Ella no renunció, en su lugar hizo frente a Trump.

Trump decidió ayer despedir de manera inmediata a Yates, a la que acusó de haber “traicionado” al Departamento de Justicia, y a la que llamó “débil” en lo que a seguridad fronteriza se refiere.

EUA contra Trump

Mientras, en el país podría estar gestándose una inusual alianza, pues la oposición demócrata, algunos parlamentarios republicanos, donantes del partido ultraconservadores, empresarios acaudalados y manifestantes de izquierdas quieren hacer algo contra el presidente.

Tras poco más de una semana en el poder, Trump y su equipo han mostrado que van en serio. El presidente cumple, al menos de forma superficial, una promesa electoral tras otra y en la mayoría de los casos se mueve en el espectro político más a la derecha.

Al mismo tiempo, se está formando en todos los sectores y a todos los niveles sociales una gran oposición contra él. Los demócratas tratan de crear desobediencia parlamentaria, ya que los funcionarios designados por Trump deben ser ratificados en sus puestos por el Senado. Mientras tanto sigue en sus puestos de forma interina la gente del expresidente Barack Obama, que puede al menos oponerse a las propuestas del mandatario republicano.

El estado de Washington expresó su desacuerdo con la política de inmigración de Trump y cientos de manifestantes se manifestaron el lunes en la noche ante la Corte Suprema con velas en las manos. Chuck Schumer, el líder de la oposición en el Senado, no pudo contener las lágrimas cuando habló sobre el tema de los refugiados, mientras que Trump mostró poca compasión y quiso saber quién era su profesor de arte dramático.

Las protestas en aeropuertos persistían en menor medida.

Tags:

Lee también

Comentarios