Lo más visto

Turquía entre confusión y alerta por intento de golpe de Estado

Las fuerzas armadas de Turquía afirmaron ayer que tomaron “pleno control” del país mientras el presidente Recep Erdogan estaba ausente.
Enlace copiado
Breve poder.  Oficiales de seguridad turcos detienen a unos oficiales de Policía (de negro). El Ejército dijo ayer tener el control total del país.

Breve poder. Oficiales de seguridad turcos detienen a unos oficiales de Policía (de negro). El Ejército dijo ayer tener el control total del país.

Con el Gobierno.  La gente salió a la calle contra el Ejército en apoyo al gobierno de Recep Erdogan.

Con el Gobierno. La gente salió a la calle contra el Ejército en apoyo al gobierno de Recep Erdogan.

Turquía entre confusión y alerta por intento de golpe de Estado

Turquía entre confusión y alerta por intento de golpe de Estado

Enlace copiado

El Ejército turco afirmó ayer por medio de un comunicado de prensa que una reportera fue obligada a punta de pistola a leer en directo que se había tomado el poder en todo el país y había declarado un toque de queda. Al anuncio le siguieron horas de caos y confusión en los que las agencias noticiosas en todo el mundo declaraban: no está claro quién dirige Turquía en estos momentos.

“El Ejército se hizo cargo totalmente para restaurar la democracia... Todos los acuerdos internacionales estarán vigentes. Esperamos mantener nuestras buenas relaciones con todos los países”, señaló la nota del Estado Mayor del Ejército.

Los ciudadanos no estuvieron de acuerdo con esto y siguieron el llamado –a través de CNNTurk– del presidente Recep Tayyip Erdogan a “llenar las plazas del país para darle (al Ejército) la respuesta necesaria. Este golpe de Estado nunca tendrá éxito”. Las personas salieron a las calles y golpeaban carros del Ejército frenéticamente.

Erdogan pudo aterrizar en Estambul a su segundo intento y luego de haberse refugiado brevemente en Alemania.

Más avanzada la jornada de desorden, la agencia noticiosa estatal Anadolu de Turquía dijo que 17 agentes murieron en un ataque con helicóptero contra el cuartel de las fuerzas especiales de la Policía en las afueras de la capital Ankara.

Fuertes explosiones fueron escuchadas horas antes en la capital de Turquía después de que el Ejército dijo que había tomado pleno control del país.

Sin embargo, diversos funcionarios intentaban restar importancia a las versiones de prensa de que las fuerzas militares controlaban la nación. La cadena CNN en turco reportó que algunos policías y trabajadores legislativos resultaron heridos en una explosión en el parlamento.

Las relaciones de Erdogan con el Ejército fueron complicadas en el comienzo de su mandato anterior como primer ministro porque redujo la influencia de las fuerzas armadas en la política, pero luego alcanzaron un punto de equilibrio.

“Es un levantamiento en que también participa el Estado paralelo”, dijo Erdogan en referencia al predicador Fetullah Gulen, su enemigo, exiliado en Estados Unidos. Gulen dijo que condenaba el movimiento.

“No permitiremos que el orden público se altere en Turquía (...) Se impuso un toque de queda en el país hasta nueva orden”, señalaba el comunicado, firmado por el “Consejo de la paz en el país”.

Anteriormente, el primer ministro Binali Yildirim advirtió a los implicados en esta acción “ilegal” que pagarán “un precio muy alto”.

Pánico en Estambul

Cuando empezaron a emerger las primera noticias de un intento de golpe de Estado en Turquía, los jóvenes que disfrutaban la noche afirmaban que no se irían sin sus tragos, pero a medida que pasaba la noche las sillas se fueron vaciando y el miedo crecía en Estambul. La cadena TRT anunció que “hay un golpe, hay ley marcial”, gritó el dueño de un local en Estambul y en segundos las sillas se vaciaron y la gente se dispersó. Minutos antes de la advertencia del dueño del local, Ali, un orgulloso habitante del barrio de Besiktas en Estambul, dijo que no quería otro golpe de Estado, mientras los helicópteros sobrevolaban la ciudad y la gente miraba nerviosamente.

“Este país ha vivido tantos golpes, estoy en contra. No va a funcionar”, dijo mostrando su tatuaje con el rostro de Ataturk, que expresa su amor por el fundador del Estado turco moderno. “Miren, todos se van a casa por el golpe. ¿Cuánta gente ven aquí? Este lugar debería estar lleno”, expresó.

“Este golpe no es bueno, nos va a atrasar 20 años. Los hermanos no deberían derramar sangre”, dijo. Su amigo Basak concordó. En los alrededores, otros cafés y restaurantes ya habían cerrado la cortina después de que un grupo de militares anunció haber tomado el poder en Turquía.

Erdogan afirmaba desde un principio que se trataba de un intento destinado al fracaso.

En efecto el Ejército no parecía estar unido y los altos comandantes usaron la televisión para condenar el intento golpista y ordenar a las tropas que se replegaran a sus barracas.

“Aquellos que están intentando un golpe fracasarán. Nuestro pueblo debe saber que superaremos esto”, dijo el general Zekai Aksakalli, el comandante de las fuerzas militares especiales.

Para el sábado por la mañana (en hora local), una calma relativa retornaba al Estado mientras el presidente reingresaba y Nuh Yilmaz, portavoz de Inteligencia Nacional de Turquía, dijo a CNN que el golpe había sido aplastado, y que aún había pequeños grupos activos.

Tags:

  • turquia
  • millitares
  • golpe de estado
  • ankara
  • estambul

Lee también

Comentarios