USAR en Ecuador: El objetivo es aliviar el sufrimiento humano

Tras el terremoto, que dejó a 30,000 personas desplazadas, socorristas de todo el mundo acudieron a apoyar a Ecuador, entre ellos, de El Salvador.
Enlace copiado
USAR en Ecuador: El objetivo es aliviar el sufrimiento humano

USAR en Ecuador: El objetivo es aliviar el sufrimiento humano

USAR en Ecuador: El objetivo es aliviar el sufrimiento humano

USAR en Ecuador: El objetivo es aliviar el sufrimiento humano

Enlace copiado
El reciente terremoto en Ecuador fue uno de los más destructivos que ha sufrido el país sudamericano. La llamada “zona cero” se extiende por gran parte de las provincias más afectadas. Con 7.8 grados de magnitud en la escala de Richter, el movimiento tuvo su epicentro en Pedernales, provincia de Manabí.

Ese 16 de abril por la tarde bastó que la tierra temblara por menos de un minuto para destruir ciudades enteras. Ecuador se declaró en emergencia, colapsaron las vías terrestres y también su capacidad de atender un desastre tan inmenso. Pasaban los días y la cifra de muertos aumentó hasta llegar a los 660, que fue el último reporte oficial. Unas 22,754 personas recurrieron a albergues. Las imágenes que llegaban del país eran desoladoras.

Pero Ecuador no tuvo que enfrentarse a la catástrofe solo, al menos 35 países de alrededor de todo el mundo acudieron, uno a uno, en auxilio del país hermano. Si bien hay ideologías y puntos de vista que dividen intrínsecamente a los gobiernos, la emergencia humanitaria hizo a un lado todos estos factores, y cientos de rescatistas acudieron, entre estos profesionales en rescate del Grupo de Búsqueda y Rescate Urbano (USAR, por sus siglas en inglés) de El Salvador.

USAR está conformado por personal del Cuerpo de Bomberos, Cruz Verde, Comando de Salvamento, Cruz Roja Salvadoreña y Policía Nacional Civil.

Kelsin Martínez, miembro de USAR que sirvió en Ecuador, recuerda que él junto al segundo grupo que acudía a las labores de emergencia “ya iban mentalizados” a la situación de desastre que iban a encontrar en Manabí.

“Vimos muchos cadáveres en la zona, ya íbamos mentalizados del panorama”, comentó vía telefónica a LA PRENSA GRÁFICA desde el puerto de La Libertad, donde reside actualmente.

“Mucha gente, el entorno era triste. Viviendas destruidas, gente gritando. Llegamos a un lugar que decían que había unas personas atrapadas, nos asignaron al área de trabajo, era un negocio que se cayó, era de tres pisos, se llamaba ‘El Fruto Prohibido’. Comenzamos la búsqueda y encontramos un cuerpo”, recordó el miembro de Cruz Roja.

Por 10 días continuaron las labores, hasta que las esperanzas de encontrar vida entre los escombros se fueron descartando y el equipo USAR fue asignado a labores de llevar ayuda humanitaria a las poblaciones afectadas.

“La gente muy alegre a pesar de lo que estaba viviendo”, dijo Martínez que también comentó que no fue la primera vez que atendió un desastre así, ya que también fue voluntario para el terremoto del 13 de enero de 2001 en El Salvador que arrasó con la población de Las Colinas, cordillera de El Bálsamo, con al menos 400 fallecidos.

Martínez pudo vivir en carne propia el miedo a las más de 200 réplicas que se registraron luego del devastador terremoto, una de estas de 6.5 grados de magnitud que, según contó el también guardavidas, hizo que la gente corriera en pánico. Dormían en las aceras, a la intemperie, por miedo a que un nuevo desastre los sorprendiera por la noche.

“Había gente que llegaba a regalarnos café, muy amable, platicábamos, y en ese momento era como si se desconectaban de lo que estaban viviendo, del desastre, pero cuando temblaba era como si les volvían los recuerdos del terremoto”, recordó Martínez.

“Había gente que se ponía a llorar enfrente de nosotros... era difícil ver a la gente, a veces salían corriendo, otros gritaban, en pánico. Eran las 2 de la mañana a veces y la gente todavía afuera con el trauma psicológico. Fue duro”, agregó el miembro de USAR El Salvador.

Alemania, Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Colombia, Chile, China, Israel, Irán, Guatemala, entre otros países, acudieron a la “zona cero”. Al menos 113 personas fueron rescatadas con vida.

“Nuestro objetivo es aliviar el sufrimiento humano. Mi interior me dice que yo soy parte de los voluntarios que están aquí para aliviar el sufrimiento humano sin esperar algo a cambio”, dijo Martínez.

Tags:

  • ecuador
  • terremoto
  • escombros
  • replicas
  • usar

Lee también

Comentarios

Newsletter