Lo más visto

Más de Internacionales

Un británico de 52 años identificado como el autor del ataque de Londres

El autoproclamado Estado Islámico (EI) se atribuyó ayer la autoría del atentado que causó decenas de heridos y cinco muertos en total. El atacante tenía un amplio récord criminal.
Enlace copiado
Enlace copiado
La policía británica identificó ayer a Khalid Masood, un británico de 52 años, como el autor del atentado del miércoles en Londres, que causó cinco muertos y 40 heridos y que fue reivindicado por la milicia terrorista Estado Islámico (EI). El atacante –que murió abatido a disparos tras matar a tres personas– nació en Kent, aunque recientemente vivió en el condado de Midlands occidentales, en el centro del país.

El hombre, que había utilizado varios alias, fue condenado en varias ocasiones por delitos con violencia, posesión de armas y alteración del orden público, aunque nunca por terrorismo. Fue condenado por primera vez en 1983 por vandalismo y por última vez en 2003 por posesión de armas.

“No había información de inteligencia sobre sus intenciones de organizar un ataque terrorista”, explicaron las autoridades.

Según había explicado previamente la primera ministra británica, Theresa May, la policía le había investigado por vínculos con el “extremismo violento”, aunque actualmente no estaba siendo vigilado. Era una “figura periférica”, indicó.

El EI se atribuyó ayer el atentado a través de la agencia Amaq, que actúa como portavoz del grupo yihadista. Un “soldado” del EI llevó a cabo la operación en respuesta a la llamada del EI a atacar a ciudadanos de países que participan en la lucha contra la milicia, agregó la agencia.

Por el momento no se pudo verificar esa información, aunque fue transmitida por el canal habitual del EI, que reivindicó así otros atentados ocurridos en Europa.

“Partimos de la base de que el atacante actuó solo, inspirado en el terrorismo internacional”, indicó el responsable antiterrorista de la policía de Londres, Mark Rowley. El ministro británico de Defensa, Michael Fallon, también considera que el ataque “está relacionado con el terrorismo islámico”.

Las medidas de seguridad del Parlamento serán revisadas, añadió.

En tanto, ocho personas fueron detenidas en varios registros realizados en viviendas de Londres, Birmingham y otras localidades en conexión con el atentado, indicó ayer Scotland Yard, que no informó sobre la relación de los arrestados con el atacante.

Las autoridades corrigieron el número de muertos en el puente de Westmnister de cinco a cuatro –incluido el atacante– y señalaron que de los heridos aún hay 29 en el hospital, siete de ellos en estado crítico. Pero posteriormente un hombre de 75 años falleció en el hospital a causa de sus heridas, elevando la cifra de fallecidos a cinco.

El sospechoso atropelló primero a un grupo de personas en el puente de Westminster, situado junto al Parlamento, donde mató a dos personas. Luego el sospechoso se bajó cerca del edificio del Parlamento y mató a puñaladas a un policía de 48 años, padre de familia. Los otros agentes le dispararon y lo mataron.

Una de las víctimas mortales era un estadounidense que se encontraba de viaje en Londres para celebrar sus 25 años de casado y cuya esposa resultó gravemente herida. La otra fue una británica con raíces españolas –su madre es de una localidad de Galicia– que se dirigía a recoger a sus hijos a la escuela en el momento.

“Seguiremos adelante”

May reveló, además, las nacionalidades de los 29 heridos graves: 12 británicos, tres niños franceses, dos rumanos, cuatro surcoreanos, dos griegos y una persona respectivamente de Alemania, Polonia, Irlanda, China, Italia y Estados Unidos.

El vehículo utilizado para el ataque fue alquilado en la ciudad de Solihull, cerca de Birmingham. Un empleado de la compañía identificó el automóvil tras ver el número de matrícula en imágenes de Internet.

“Este atentado encaja en el modelo de otros que hemos visto en Niza y Berlín. Es exactamente el tipo de atentado que el Estado Islámico promueve”, señaló a dpa el experto en terrorismo Peter Neumann, del Centro Internacional de Estudios sobre Radicalización (ICSR) del King’s College de Londres.

El ataque generó rechazo a escala internacional y actos de solidaridad.

Los viajeros del metro de Londres se encontraron ayer en las estaciones con una serie de carteles con mensajes de apoyo tras el atentado y las fotografías de sus lemas recorrieron las redes sociales.

En una pizarra informativa de la empresa de transportes alguien había escrito en letras grandes: “En el mundo pasan cosas horribles. Pero de estas situaciones surgen siempre historias de personas corrientes que hacen cosas extraordinarias”.

Incluso en el Parlamento se hablaba de los mensajes de ánimo. Un diputado citó la frase de uno de los carteles más compartidos en las redes sociales: “Le recordamos amablemente a todos los terroristas que esto es Londres y que, nos hagan lo que nos hagan, beberemos té y seguiremos adelante”.

Lee también

Comentarios