Un museo para relaciones sentimentales rotas

Donar objetos que recuerden el desamor de un ex es una forma de superar una ruptura, dicen los creadores de este templo de los corazones rotos.
Enlace copiado
Un museo para relaciones sentimentales rotas

Un museo para relaciones sentimentales rotas

Un museo para relaciones sentimentales rotas

Un museo para relaciones sentimentales rotas

Enlace copiado
Cartas de amor, vestidos de novia, fotografías, casetes y discos compactos con canciones románticas, además de ropa interior, son algunas de las "piezas de arte" que se podrán contemplar en las salas de este museo que abrirá en Los Ángeles, Estados Unidos, a fines de mayo.

La idea de esta suerte de templo de los corazones rotos nació luego de que los artistas croatas Olinka Vištica (productora de cine) y Drazen Grubišic (escultor) terminaran su propia relación de cuatro años. Sin saber qué hacer con una larga lista de recuerdos, decidieron darle vida a este espacio, que desde hace unos años tiene una pequeña sede en Zagreb, Croacia, y que ha funcionado como muestra itinerante por distintas ciudades europeas, antes de alcanzar su madurez en el corazón de Hollywood.

"A diferencia de las instrucciones 'destructivas' de autoayuda para la recuperación después de amores fallidos, el museo ofrece la oportunidad de superar un colapso emocional a través de la creación, contribuyendo a la colección", declara uno de los creadores.

Independiente de cuál sea la motivación que lleva a las personas a donar sus pertenencias -exhibicionismo puro, alivio terapéutico o simple curiosidad-, ellas lo toman como una forma de ritual, según escriben los artistas.

Así lo ve también Karen Vespa, psicóloga de la Universidad Diego Portales. En su opinión, si bien al principio la existencia de un museo de este tipo puede tratarse de una idea bizarra y morbosa, también el donar estos objetos es una manera de vivir el duelo. "La entrega de un objeto significativo, con la posibilidad de poder hablar del dolor, puede llegar a ser reparatorio".

Desahogo


No hay restricciones para las donaciones. Solo se deben enviar acompañadas de una historia que les dé contexto. "Sea franco, furioso, creativo, ingenioso o triste. A través de su historia creamos el museo. Este es su escenario", advierten los creadores a quienes quieran donar.

De esta manera, ha llegado todo tipo de piezas, entre las que destaca un hacha, que compró un hombre (las donaciones son anónimas) luego que su novia lo abandonara y se fuera de vacaciones con otro. "Durante los 14 días que estuvo fuera hice pedazos con el hacha cada uno de sus muebles. Después volvió por ellos y vio que estaban deshechos. Se llevó la basura y se fue de mi departamento para siempre. El hacha se volvió un instrumento terapéutico", escribió el protagonista de la historia.

Tags:

  • museo
  • estados unidos
  • desahogo
  • relaciones

Lee también

Comentarios

Newsletter