Lo más visto

Más de Internacionales

Un suicida kirguís perpetró el atentado en San Petersburgo

El número de muertos subió ayer a 14.
Enlace copiado
Enlace copiado
Un terrorista suicida de origen kirguís perpetró el atentado del lunes contra el metro de San Petersburgo, cuyo saldo mortal ascendió ayer a 14 muertos, en lo que el Kremlin calificó de “desafío” para el presidente ruso, Vladimir Putin.

“La investigación ha establecido la identidad del hombre que perpetró la explosión en el vagón del metro de San Petersburgo. Se trata de Akbarzhon Dzhalílov, nacido el 1.º de abril de 1995”, informó Svetlana Petrenko, portavoz del Comité de Instrucción de Rusia.

Dzhalílov, de 22 años, es oriundo de la república centroasiática de Kirguistán, pero recibió en 2011 la ciudadanía rusa y, de hecho, residía desde entonces en la antigua capital zarista, donde trabajaba como mecánico.

Según se desprende de los análisis genéticos y las imágenes de las cámaras de seguridad, Dzhalílov fue también el que colocó un segundo artefacto explosivo en otra estación del metro, Ploschad Vosstania, que fue desactivado a tiempo por la policía.

Al parecer, al bloquear las autoridades la conexión telefónica en el metro tras la primera explosión, los terroristas no pudieron activar la segunda bomba por control remoto.

Medios locales informaron que en las inmediaciones del fatídico tercer vagón siniestrado se había encontrado la cabeza del terrorista suicida que llevaba los explosivos adheridos al cuerpo.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ya había asegurado que se barajaba la posibilidad de que el atentado hubiera sido cometido por un suicida, como ocurrió en los perpetrados en 2010 por “viudas negras”.
 

Lee también

Comentarios