Una puerta al infierno: Siberia revela los secretos más profundos de la Tierra

Un cráter de más de 85 metros de profundidad en Siberia se ha convertido en una auténtica biblioteca geográfica sobre la historia de la evolución de la vida en la Tierra.
Enlace copiado
Una puerta al infierno: Siberia revela los secretos más profundos de la Tierra

Una puerta al infierno: Siberia revela los secretos más profundos de la Tierra

Una puerta al infierno: Siberia revela los secretos más profundos de la Tierra

Una puerta al infierno: Siberia revela los secretos más profundos de la Tierra

Una puerta al infierno: Siberia revela los secretos más profundos de la Tierra

Una puerta al infierno: Siberia revela los secretos más profundos de la Tierra

Una puerta al infierno: Siberia revela los secretos más profundos de la Tierra

Una puerta al infierno: Siberia revela los secretos más profundos de la Tierra

Una puerta al infierno: Siberia revela los secretos más profundos de la Tierra

Una puerta al infierno: Siberia revela los secretos más profundos de la Tierra

Enlace copiado
Algunos pobladores lo llaman “Una Puerta al Infierno” y hacen todo lo posible por evitar pasar cerca de él. Pero, para la ciencia, se trata de una “Puerta al pasado”, una ventana que permite a cientos de científicos de todo el mundo entender cómo era la vida en la Tierra hace 200,000 años. Se trata del cráter de Batagaika, en Siberia, donde actualmente se cuenta con un kilómetro de ancho y 85 metros de profundidad.

Este cráter, formado por el derretimiento del permafrost (o capa de hielo de la superficie), se ha convertido en un objeto de estudio valioso para la ciencia, según informó la BBC Mundo en estos días. Actualmente, el cráter se abre en un promedio de 10 metros al año, aunque, en años de mayor temperatura, el incremento ha sido de hasta 30 metros anuales.

El sitio ha sido monitoreado durante más de una década por el Instituto “Alfred Wegener”, de Potsdam, Alemania, por un equipo de científicos a cargo de Frank Gunther. Sus hallazgos, resumidos en un estudio profundo, fueron publicados por BBC Mundo y Huffington Post, así como por una serie de reportajes del periódico “Bild”, en Alemania. En dicho estudio, Gunther explicó que las capas de sedimento expuestas revelan cómo fue el clima en la región hace 200,000 años.


El cráter revela la evolución de la Tierra desde hace 200,000 años. (Foto: BBC Mundo)

Una biografía terrestre
Este registro geológico puede ayudar a comprender cómo será en el futuro la adaptación de la región al calentamiento global y, al mismo tiempo, la aceleración del crecimiento del cráter es un indicador inmediato del creciente impacto del cambio climático en el permafrost. Además, también detalla y ayuda a comprender los efectos que el cambio climático y el sobrecalentamiento global pueden provocar en la Tierra en los próximos milenios.

Los científicos aún trabajan en el análisis de sedimentos y en la cronología exacta que está revelando el cráter. "Queremos saber si el cambio climático durante la última Edad del Hielo estuvo caracterizado por una gran variabilidad, con períodos intercalados de calentamiento y enfriamiento", afirmó Gunther en su estudio.

Hace 125,000 años, por ejemplo, tuvo lugar un período interglacial, con una temperatura varios grados superior a la actual. "Si podemos entender cómo fue entonces el ecosistema esto puede ayudarnos a comprender cómo se adaptará la región al actual calentamiento del clima", afirmó Gunther. Los cambios sin precedentes en el Ártico (con 20 °C más de lo normal) y sus posibles efectos sobre el resto del mundo.


Los sedimentos pueden explicar cómo sería el futuro si no se detiene el cambio climático y el calentamiento global. (Foto: BBC Mundo)

El estudio finaliza con un llamado a “aprender las lecciones que pueda ofrecer el cráter Batagaika”, especialmente debido a los mecanismos que aceleran el calentamiento en zonas de congelación o casquetes polares. A medida que se derrite este permahielo, más y más carbono es expuesto a microbios. A medida que se derrite el permafrost se libera más metano y dióxido de carbono, gases que aceleran el proceso de calentamiento atmosférico.

"No hay ninguna obra de ingeniería que pueda detener el desarrollo de estos cráteres", explicó Gunther. El récord de emisiones de CO2 que marca el inicio de una "nueva era" de cambio climático. "Lo que debería ser blanco puro ahora está agrietado por el azul", remarcó el profesor encargado, quien señaló que “el nombre de ‘Puerta al Infierno’ le queda bien, pero la puerta la abrimos nosotros, los humanos, al matar a nuestro planeta”. 


Los 85 metros de profundidad podrían seguirse ampliando en un promedio de 10 metros o hasta 30 por año. (Fotos: BBC Mundo)


En Siberia, los pobladores han llamado a este cráter "Una Puerta al Infierno". (Foto: BBC Mundo)

Tags:

  • siberia
  • cráter de batagaika
  • europa

Lee también

Comentarios

Newsletter