Lo más visto

Una vida al servicio de los más pobres

Madre Teresa de Calcuta dedicó la vida al servicio de los pobres y desheredados y durante la segunda mitad del siglo XX fue el símbolo de la defensa de los pobres
Enlace copiado
Visita a El Salvador.  Madre Teresa de Calcuta en su visita a El Salvador, que se realizó del 4 al 6 de Julio de 1988.

Visita a El Salvador. Madre Teresa de Calcuta en su visita a El Salvador, que se realizó del 4 al 6 de Julio de 1988.

Diplomacia.  Madre Teresa junto a la primera ministra de la India Indira Gandhi, en 1972.

Diplomacia. Madre Teresa junto a la primera ministra de la India Indira Gandhi, en 1972.

Medalla.  El presidente de Estados Unidos Ronald Reagan reconoció su labor en 1985.

Medalla. El presidente de Estados Unidos Ronald Reagan reconoció su labor en 1985.

Realeza.  Madre Teresa tuvo un encuentro con la princesa Diana de Gales en 1992.

Realeza. Madre Teresa tuvo un encuentro con la princesa Diana de Gales en 1992.

Reconocimiento.  Papa Juan Pablo II y Madre Teresa se encontraron el 29 de junio de 1997.

Reconocimiento. Papa Juan Pablo II y Madre Teresa se encontraron el 29 de junio de 1997.

Una vida al servicio de los más pobres

Una vida al servicio de los más pobres

Enlace copiado
Galardonada con el Premio Nobel de la Paz en 1979, la Madre Teresa de Calcuta será declarada santa 19 años después de su muerte, ocurrida en 1997, y su canonización (posible gracias a un segundo milagro registrado en Brasil) se celebrará justamente el año en que el pontífice argentino Francisco lo dedica a la Misericordia, con un jubileo extraordinario.

Gonxha Agnes Bojaxhiu nació el 26 de agosto de 1910 en el seno de una familia albanesa en Skopje, capital de la actual república de Macedonia, que pertenecía entonces a Albania. En 1928 entró a formar parte de la orden religiosa Hermanas de Nuestra Señora de Loreto, cuya sede central se encuentra en Irlanda, tomando el nombre de Teresa en honor de Santa Teresa de Lisieux. Enviada a Calcuta, en la India, enseñó durante varios años en una escuela para niñas de clase alta, antes de recibir la “llamada de las llamadas”, es decir, la vocación de servir a Dios a través de los pobres. A principios de 1948 se trasladó a vivir a los barrios pobres, donde sus exalumnas se convirtieron en las primeras Misioneras de la Caridad.

Tras acosar a las autoridades de la ciudad, logró que le cedieran un viejo edificio para dar cabida a los enfermos de tuberculosis, disentería y tétanos, a aquellos que ni los hospitales querían atender.

Decenas de miles de necesitados pasaron por ese “hospicio”: muchos encontraron una muerte digna, siempre en el respeto a su propia religión, otros se recuperaron gracias a los cuidados de las monjas. Madre Teresa también abrió un orfanato y un centro para leprosos, donde actualmente se tejen los saris blancos con borde azul que usan las 4,500 Misioneras de la Caridad repartidas en más de 100 países.

Dotada del sentido de los negocios, en una ocasión le preguntó al papa Juan XXIII si las riquezas del Vaticano podían ser utilizadas para los pobres. El papa entonces le donó un Rolls-Royce, el cual vendió rápidamente a buen precio en una subasta. Durante el papado de Pablo VI, la congregación se extendió por el mundo y llegó a fundar casas en América Latina, en particular en Venezuela. Madre Teresa murió el 5 de septiembre de 1997, a la edad de 87 años.

Milagros

La milagrosa cura de una infección cerebral de un hombre brasileño llamado Marcilio Andrino allanó el camino para la canonización de la Madre Teresa. En diciembre pasado, el papa Francisco decretó que la cura de Andrino era un milagro, luego de que doctores y teólogos del Vaticano determinaron que era inexplicable desde un punto de vista médico y que se debía a la intervención de la Madre Teresa.

El otro milagro adjudicado fue el de Mónica Bersa, una mujer india que padecía un tumor en el abdomen, del que sanó en 1998.

Tags:

  • madreteresa

Lee también

Comentarios