Varadas en Nueva Zelanda unas 200 ballenas: más de 50 muertas

En una lucha contra el tiempo, los rescatistas intentan mantener húmedos a estos mamíferos para salvarlos. Algunas tienen hasta seis metros de largo, pero también hay varias recién nacidas. "Nos estamos preparando para lo peor", dijo la portavoz de la organización deferensora de los animales Project Jonah.
Enlace copiado
Foto archivo.

Foto archivo.

Varadas en Nueva Zelanda unas 200 ballenas: más de 50 muertas

Varadas en Nueva Zelanda unas 200 ballenas: más de 50 muertas

Enlace copiado
Cerca de 200 ballenas calderón han quedado varadas en la costa de Nueva Zelanda, lo que ha causado la muerte a entre 50 y 70 de estos animales, informan hoy los medios locales.

En una lucha contra el tiempo, los rescatistas intentan mantener húmedos a estos mamíferos para salvarlos. "Es un verdadero desafío", dijo Andrew Lamason, del servicio de medio ambiente DOC. Se teme que varios de estos animales tengan que ser sacrificados. En total quedaron varadas en Farewell Spit, en la punta norte de la isla Sur, casi 200 de estas ballenas.

Algunas tienen hasta seis metros de largo, pero también hay varias recién nacidas. "Es el mayor caso de ballenas varadas en 10 o 15 años", dijo el responsable de medio ambiente Mike Ogle en declaraciones al canal TV3.

Cooperantes especializados en el rescate de ballenas de la organización deferensora de los animales Project Jonah pudieron ayudar a numerosos cetáceos a regresar a aguas más profundas aprovechando la marea creciente. Pero muchos dieron la vuelta y volvieron a quedarse varados. "Nos estamos preparando para lo peor", dijo la portavoz Lousa Hawkes.

En cuanto oscurezca se dejará de ayudar a las ballenas, pues es demasiado peligroso estar con ellas en el agua durante la noche, explicaron. Además, se ha convocado a los voluntarios para que el sábado acudan con cubos y palas.

Para tener más posibilidades de sobrevivir, las ballenas necesitan un clima frío y lluvioso.
En la costa de Nueva Zelanda se han registrado varios casos similares. La última vez fue en 2014, cuando numerosos animales perecieron en el puerto de Ohiwa o tuvieron que ser sacrificados. Se cree que tal vez un animal enfermo se dirigió hacia esas aguas y los demás lo siguieron.

Tags:

  • ballenas
  • nueva zelanda
  • rescate
  • farewell spit

Lee también

Comentarios

Newsletter