Internacionales ¿Te lo perdiste?

Video de cámara oculta muestra a enfermeras reír ante la agonía de un hombre de 89 años

El incidente ocurrió en Atlanta en febrero de 2017 y sacó a la luz la precariedad del sistema en el país; el hijo del paciente había dejado una cámara oculta en la habitación.
Enlace copiado
Captura de pantalla

Captura de pantalla

Enlace copiado

Las imágenes generan indignación. En ellas se ve a James Dempsey, un veterano de la Segunda Guerra Mundial de 89 años, solo, con problemas para respirar, acostado en una cama de hospital, conectado a aparatos, padeciendo. De repente, aprieta el botón de emergencia e intenta gritar: "¡Ayúdenme, ayúdenme, ayúdenme! ¡No puedo respirar, ayuda!".

El hecho se registró en febrero de 2017 en un centro para adultos mayores de Atlanta, Georgia, Estados Unidos . Pero las pruebas salieron a la luz ahora. Dempsey murió tiempo más tarde ese mismo día quizá porque las enfermeras charlaban entre sí, demoraban, lo ignoraban. Incluso, cuando confirmaron que ya había perdido la conciencia, rieron.

Las mujeres tardaron demasiado en avisar lo sucedido al servicio de emergencias, que debía practicarle la reanimación cardiopulmonar, de acuerdo a lo publicado por el diario El País.

 

Tras lo sucedido, el centro se deshizo de responsabilidades y brindó a la familia una versión tranquilizadora. Sin embargo, uno de sus hijos desconfiaba. Ya lo hacía desde antes. Por eso había instalado una cámara oculta en el cuarto donde vivía su padre. Y cuando la recuperó y miró lo filmado, se dio cuenta de la verdad.

El video muestra duras escenas de desatención e inhumanidad y pone en el ojo de la tormenta las fallas del precario sistema de atención sanitaria estadounidense, en el que más de 251 mil personas mueren al año por negligencias médicas, según un estudio de la Universidad John Hopkins.

Las enfermeras que aparecen en las imágenes fueron llevadas a juicio por el hijo del paciente muerto y mintieron, dijeron haber escuchado el pedido de auxilio y corrido a la habitación para reanimar a Dempsey.

El Tribunal Supremo de Georgia llevó adelante el caso y exigió para la familia una indemnización por parte del Centro de Salud y Rehabilitación del Noreste de Atlanta.

Las profesionales fueron despojadas de su licencia.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter