Lo más visto

Violencia marcó “viernes de la ira” en Egipto

El Cairo fue nuevamente escenario de fuertes enfrentamientos, que incluyeron por primera vez a civiles.
Enlace copiado
Participación.  Un simpatizante del depuesto Morsi apunta contra los ocupantes de una camioneta en una zona de El Cairo. Civiles protagonizaron tiroteos.

Participación. Un simpatizante del depuesto Morsi apunta contra los ocupantes de una camioneta en una zona de El Cairo. Civiles protagonizaron tiroteos.

Epicentro.  La plaza Ramsés fue el centro de los enfrentamientos ayer en El Cairo. Simpatizantes de Morsi movilizan a un herido.

Epicentro. La plaza Ramsés fue el centro de los enfrentamientos ayer en El Cairo. Simpatizantes de Morsi movilizan a un herido.

Violencia marcó “viernes de la ira” en Egipto

Violencia marcó “viernes de la ira” en Egipto

Enlace copiado
Fuertes combates se libraron ayer en El Cairo, donde miles de partidarios del depuesto presidente chocaron con civiles armados en los combates callejeros más intensos en la capital desde la revuelta de la Primavera Árabe. Al menos 64 personas, incluidos ocho agentes, murieron en todo el país.

La jornada se saldó, además, con la detención de más de 200 sospechosos de haber participado en los disturbios.

Las cifras de víctimas son todavía dispares. El Ministerio de Sanidad confirmó solo 17 muertos y 82 heridos en todas las provincias; mientras que los Hermanos Musulmanes, grupo al que perteneció Morsi hasta que accedió a la presidencia, señalaron que en la capital murieron más de 100 personas.

La violencia estalló poco después de las oraciones semanales del mediodía cuando decenas de miles de partidarios de la hermandad atendieron el llamado de escenificar protestas en todo Egipto en desafío al estado de emergencia que impusieron los militares a principios de semana.

Armados con pistolas y fusiles automáticos, residentes se enfrentaron con manifestantes que participaban en un nuevo “viernes de la ira” que convocó la Hermandad Musulmana por la furia que desataron las fuerzas de seguridad al disolver el miércoles dos plantones en acciones que devinieron en enfrentamientos con saldo de más de 600 muertos.

Mientras helicópteros militares sobrevolaban, residentes furiosos con los manifestantes de la hermandad los atacaron con piedras y botellas, y ambas partes se enfrascaron en tiroteos, desatando batallas callejeras.

No eran altas las expectativas de que el toque de queda nocturno frenara la violencia tras el llamado de la Hermandad Musulmana para que los simpatizantes del depuesto Morsi efectúen a diario protestas en el país.

Se vieron pocos policías en uniforme, mientras que civiles armados y manifestantes a favor de Morsi intercambiaron disparos durante horas en un puente que cruza sobre el distrito capitalino de Zamalek, isla en el Nilo donde residen extranjeros y embajadores.

Civiles armados que instalaron retenes en la capital prohibieron acercarse a las marchas de la hermandad y cachearon al que pretendiera pasar por el lugar. En un retén, los residentes impidieron a ambulancias y vehículos el traslado de heridos a hospitales desde el principal escenario de los enfrentamientos, la plaza Ramsés.

El Ejército intensificó sus refuerzos en los alrededores de la plaza Tahrir, adonde mandó carros de combate, al igual que en otras zonas sensibles de la capital y de las provincias.

Tanto en la capital como en otras provincias se sucedieron los ataques contra comisarías, iglesias, sedes de gobernaciones provinciales y cortes de carreteras con neumáticos incendiados.

Respuesta oficial

El Gobierno egipcio explicó en un comunicado que se enfrenta a un “plan terrorista” de los Hermanos Musulmanes e instó a los ciudadanos a la unidad nacional y a no hacer caso a los llamamientos que incitan a las divisiones.

Las reacciones en el mundo árabe no se han hecho esperar, y tanto Arabia Saudí como Emiratos Árabes Unidos expresaron su apoyo a la lucha de los egipcios “contra el terrorismo”.

En Ammán (Jordania) y en Jartum (Sudán), centenares de personas salieron a las calles para manifestar su apoyo a los partidarios de Morsi en marchas organizadas por los partidos islamistas.

Por su parte, la iglesia copta de Egipto expresó ayer su apoyo a la policía y a las fuerzas armadas en su “lucha contra el terrorismo”, luego de que islamistas destruyeron e incendiaron propiedades e iglesias cristianas esta semana.

Los Hermanos Musulmanes no se atribuyeron la responsabilidad de estos ataques. Su portavoz, Gehad al-Haddad, informó en un mensaje de Twitter: “Siempre evitaremos la violencia y seremos pacíficos. Continuaremos presionando hasta que hagamos caer a este golpe militar”.

Otro líder de la hermandad, Mohamed Badía, denunció ayer que el golpe de Estado perpetrado por los militares el pasado 3 de julio no fue para alejar a Morsi del poder, sino para tomarlo ellos.

Badía, en paradero desconocido, se quejó en un comunicado de que las fuerzas armadas intervengan en política para “establecer un estado militar, dictatorial y policial”, en su primer mensaje tras el desmantelamiento de las acampadas el pasado miércoles.

Tags:

  • egipto
  • violencia
  • viernes de la ira
  • hermanos musulmanes
  • mohamed morsi
  • el cairo
  • manifestantes

Lee también

Comentarios