embajador de eua en libia muere en ataque

Sujetos que protestaban frente al consulado de EUA en Bengasi atacaron la sede diplomática e incendiaron vehículos, causando la muerte de cuatro personas. EUA prometió justicia, mientras el mundo condenó el hecho.
Enlace copiado
Enlace copiado
La comunidad internacional repudió ayer los ataques perpetrados contra recintos diplomáticos estadounidenses en Egipto y Libia, y lamentó la muerte del embajador en el último país, Chris Stevens, y otros tres funcionarios en el consulado en Bengasi.

El hecho ocurrió el día en que Estados Unidos conmemoraba el onceavo aniversario de los atentados terroristas en el World Trade Center en Nueva York y el Pentágono en Washington D.C., por lo que analistas creen que se trató de algo planificado.

Manifestantes islamistas se congregaron la noche del martes frente al consulado libio para protestar por una película producida por un estadounidense en la que supuestamente se blasfema contra el profeta Mahoma (ver nota aparte).

Según testigos, cuando algunos manifestantes atacaron la representación diplomática con lanzagranadas y bombas incendiarias, los guardias libios se retiraron.

Varios canales de televisión árabes aseguraron que el embajador se asfixió después de que los islamistas lanzasen bombas incendiarias contra el consulado.

Otro de los fallecidos es Sean Smith, quien se desempeñaba como analista de información y cuyo cuerpo sin vida fue hallado dentro del edificio.

Smith habría escrito un mensaje al director de un sitio de juegos en línea diciendo “espero no morir esta noche”.

El Congreso Nacional libio, la mayor autoridad en el país, culpó del ataque a leales al fallecido ex presidente libio Muamar al Gadafi. “Este hecho cobarde es un episodio en el marco de la conspiración contra la revolución del 17 de febrero (que derrocó a Gadafi)”, apuntó el presidente del órgano legislativo, Mohamed al Magariaf, durante una rueda de prensa ofrecida en Trípoli, en la que llamó a los libios a unirse para “bloquear los intentos de dañar la seguridad del país”.

El canal Al Arabiya había asegurado que los atacantes pertenecían a Ansar al Sharia (Partisanos de la ley islámica).

Estados Unidos envió ayer cerca de 50 infantes de marina a Libia para reforzar la seguridad de sus instalaciones diplomáticas Los efectivos militares pertenecen al grupo de élite conocido como Equipo de Seguridad de la Flota Antiterrorismo (FAST por sus siglas en inglés), cuya propósito es entrar en acción apenas reciba aviso de amenazas de terrorismo, así como reforzar la seguridad en las embajadas norteamericanas.

Previamente, un grupo de manifestantes había penetrado en el complejo de la embajada de Estados Unidos en El Cairo, Egipto, del que arrancaron la bandera estadounidense, también en respuesta al vídeo.

Respuesta de Obama

El presidente Barack Obama prometió “justicia” por la muerte del embajador Stevens, al asegurar que “ningún acto de terror” hará que Estados Unidos “se rinda” y ordenó elevar las medidas de seguridad en las embajadas de todo el mundo.

“Que no haya lugar a dudas: se hará justicia”, dijo el mandatario en una declaración desde la Casa Blanca.

Obama agregó que su Gobierno trabajará con el de Libia para procesar a los responsables del ataque en Bengasi.

“Desde nuestra creación, Estados Unidos ha sido una nación que respeta todas las religiones. Rechazamos todos los esfuerzos para denigrar las creencias religiosas de los otros. Pero no hay absolutamente ninguna justificación para este tipo de violencia sin sentido”, dijo Obama, acompañado por la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

El candidato presidencial republicano Mitt Romney utilizó los ataques como una oportunidad de atacar a Obama durante una presentación en Florida. El ex gobernador de Massachusetts acusó al gobierno de enviar “señales contradictorias al mundo” y no ejercer el liderazgo ante la violencia.

Reacciones

Las muestras de condolencia y de condena de la comunidad internacional llegaron ayer, incluyendo a El Salvador.

El presidente Mauricio Funes condenó el ataque y ofreció reforzar la seguridad de la embajada estadounidense en San Salvador, aunque aclaró que no se había recibido ninguna petición en ese sentido.

“Lo que hemos hecho es condenar el atentado, (expresar) nuestra solidaridad con el pueblo de los Estados Unidos, particularmente con las familias de las víctimas”, añadió.

En tanto, el canciller Hugo Martínez lamentó el hecho en Bengasi y dijo que el hecho preocupa, además, porque se violó la legislación internacional relativo a la protección de sedes diplomáticas.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter