Último ángelus de Benedicto XVI “No abandono la Iglesia”

Unos 100,000 feligreses provenientes de diversas partes del mundo acudieron ayer a la plaza de San Pedro, en el Vaticano, para la última bendición del pontificado de Benedicto XVI, quien renunciará a su cargo el jueves 28 de febrero. En su mensaje reiteró que se dedicará por completo a la oración.
Enlace copiado
Bendición.  El papa Benedicto XVI bendice a los asistentes al último ángelus de su papado. La ceremonia multitudinaria convocó a fieles de todo el mundo.

Bendición. El papa Benedicto XVI bendice a los asistentes al último ángelus de su papado. La ceremonia multitudinaria convocó a fieles de todo el mundo.

Afluencia.  Fieles asisten a la bendición papal conocida como ángelus, en el Vaticano.

Afluencia. Fieles asisten a la bendición papal conocida como ángelus, en el Vaticano.

Último ángelus de Benedicto XVI “No abandono la Iglesia”

Último ángelus de Benedicto XVI “No abandono la Iglesia”

Enlace copiado
Bajo un cielo que amenazaba con lluvia, banderas de países de todo el mundo y pancartas con mensajes de apoyo, la emoción y el respeto impregnó ayer la plaza de San Pedro en el Vaticano, abarrotada por decenas de miles de personas deseosas de atender el último ángelus del papa Benedicto XVI.

A medida que avanzaba la mañana, las nubes que se acercaban amenazantes a la plaza de San Pedro eran cada vez más y los fieles no podían evitar lanzar furtivas miradas al cielo con la esperanza de que la lluvia no aguase la ceremonia.

En la tierra, sobre los adoquines de la plaza, miles de curiosos y peregrinos de todo el mundo empezaban a abarrotar el lugar, inundándolo de un ambiente festivo mientras tañían sus guitarras y entonaban cánticos en honor de un pontífice “honrado”.

En estos términos se refirió una joven siciliana, Roberta Santigati, perteneciente al grupo juvenil católico Padre Pío, que portaba una de las pancartas más grandes de las que llegaron durante toda la mañana al Vaticano con un curioso lema: “Benedicto XVI de nuevo”.

Según este grupo de jóvenes y a pesar de respetar profundamente la decisión del pontífice de “no llevar la cruz hasta el final”, lo perfecto sería que “Ratzinger se postulase de nuevo como cardenal y, en caso de volver a salir elegido, sería un signo inequívoco de la voluntad de Dios y de la misión pastoral que le ha sido encargada al pontífice alemán”.

Del mismo modo, en el centro de la plaza, otro grupo de jóvenes entonaban cánticos muy rítmicos y alegres sentados en el suelo y dirigidos por la batuta de un hombre mayor.

Eran miembros de la asociación Comunión y Liberación, procedentes de todos los puntos de Italia, que habían llegado a San Pedro para despedirse de Benedicto XVI y que, según confesaron a Efe, “se sentían tranquilos por Ratzinger porque ahora era un hombre libre”.

Poco a poco, lo que antes eran cánticos se fueron convirtiendo en el murmullo propio de las multitudes, el sonido que emana de las grandes reuniones en las que cada individuo comenta lo que le parece sumando su voz a la del resto y provocando, por lo tanto, el estruendo.

Puntual como de costumbre, a las 12 de la tarde, la ventana del apartamento papal se abrió y por ella se asomó Benedicto XVI para bendecir a los asistentes y proceder con el ángelus, lo que desencadenó una enorme ovación que el propio pontífice interrumpió con un sencillo “gracias”.

“El Señor me ha llamado a subir al monte (Tabor) para dedicarme aún más a la oración y a la meditación, lo que haré de un modo más adecuado a mi edad y fuerzas. No abandono la Iglesia”, fueron las palabras que pronunció el papa y que lograron emocionar a los asistentes, que, entre lágrimas muchos de ellos, rompieron en salves y aplausos.

Un niño que estaba en la plaza alzó un letrero amarillo que decía en italiano: “Usted no está solo. Yo estoy con usted”.

Energía de los jóvenes

Las palabras del sucesor de Pedro fueron seguidas con gran atención por los congregados que, conscientes de la importancia de la ceremonia, no dudaron en grabarla con sus teléfonos celulares.

El último ángelus de Benedicto XVI estuvo lleno de emoción pero también de energía, de la pasión que aportaban los gritos de los jóvenes que se acercaron a la plaza para despedir a Ratzinger.

Era el caso de un grupo de chilenos que con banderas de su país no pararon de animar y de lanzar mensajes de apoyo al pontífice para “agradecerle su coherencia y su deseo de crear una Iglesia mejor”, según Fernando Tapia, miembro de la Comunidad de Católicos de Chile.

La ventana del apartamento papal se cerró y los congregados fueron, poco a poco y en medio de grandes medidas de seguridad, abandonando la plaza mientras meditaban aún el discurso que el papa acababa de pronunciar. “Ha sido muy emocionante sentirle, venimos desde Tierra Santa haciendo una peregrinación para escuchar a Benedicto XVI y me ha gustado escuchar su voz, que, a pesar de que él diga que está mayor, aún suena fuerte”, confesó emocionada la colombiana Cecilia Taborda.

El papa Benedicto XVI, después de su último ángelus al frente de la Iglesia, publicó lo que algunos afirman que será su último tuit y en el que pudo leerse: “En este momento particular os pido que recéis por mí y por la Iglesia, confiando como siempre en la providencia de Dios”.

Benedicto XVI, de 85 años, abandonará el papado el jueves por la noche, el primer papa en hacerlo en casi 600 años, después de afirmar que ya no tiene la fortaleza física ni mental para liderar a los 1,200 millones de católicos del mundo.

El pontífice tiene programada una presentación pública más, una audiencia general el miércoles en la plaza de San Pedro. Su sucesor debe ser elegido por el cónclave formado por 116 cardenales.

Tags:

  • Papa Benedicto XVI
  • iglesia catolica
  • Joseph Ratzinger
  • renuncia
  • el Vaticano
  • Angelus
  • plaza de San Pedro
  • Roma

Lee también

Comentarios

Newsletter