Lo más visto

Catolicismo ha perdido a muchos feligreses

En los últimos 12 años, el catolicismo ha pasado del 55 % al 44 %, un fenómeno que ha tenido más impacto en las grandes ciudades y entre las familias obreras. Hay lugares donde los evangélicos ya son mayoría.
Enlace copiado
Catolicismo ha perdido a muchos feligreses

Catolicismo ha perdido a muchos feligreses

Catolicismo ha perdido a muchos feligreses

Catolicismo ha perdido a muchos feligreses

Enlace copiado
El catolicismo es la denominación religiosa más grande del país, pero su alcance ha venido bajando en los últimos años, según lo revelan una serie de encuestas realizadas por LPG Datos, la unidad de investigación social de LA PRENSA GRÁFICA.

Las encuestas han tenido cobertura nacional, con una periodicidad trimestral y cubren desde 2004 hasta mediados de 2016. La pregunta que se ha hecho a los entrevistados es: ¿De qué religión es usted?

En 2004, 55 % de los salvadoreños respondió que era católico, 29 % dijo, evangélico; mientras que 14 % respondió que ninguna. A la vuelta de 12 años, 44 % de los salvadoreños se considera católico, 37 % dice que es evangélico y 15 % no se identifica con ninguna.

La información muestra que el catolicismo ha bajado 11 puntos porcentuales, mientras que los evangélicos han subido 9 puntos. También ha habido un aumento leve entre quienes no se identifican con ninguna religión.

La información muestra que el mayor avance de los evangélicos ha sido en el Área Metropolitana de San Salvador y en occidente, seguido de oriente; la región paracentral se mantiene como bastión católico.

En occidente, por ejemplo, ya hay un departamento donde los evangélicos casi son mayoría: en Ahuachapán hay 38 % de evangélicos y 37 % de católicos. En la zona para central, por el contrario, está el departamento con más católicos: en Cabañas 79 % de las personas se declara católicos, mientras que solo 11 % se califica como evangélico.

Y justamente en Cabañas está uno de los municipios con más católicos en el país. En Sensuntepeque, 81 % de los entrevistados se declara católico, mientras que solo 9 % se considera evangélico.

Lo anterior quizás está relacionado con el hecho de que el catolicismo es un poco más fuerte en las zonas rurales, ya que ahí 48 % todavía sigue este credo, mientras que 31 % es evangélico.

En las zonas urbanas, los católicos son 43 % y los evangélicos 38 %.

Lo anterior no significa que las personas en peores condiciones de vida –algo común en la zona rural– sean las más católicas.

Las personas de nivel socioeconómico más alto, de hecho, son las personas más católicas.

El municipio de Antiguo Cuscatlán, por ejemplo, es uno de los más ricos del país, y ahí 58 % de los entrevistados se declara católico, 14 puntos por arriba del total nacional.

El catolicismo, entonces, tiene sus reductos más fuertes en las zonas rurales y entre las personas con más ingresos, mientras que el evangelismo ha ganado adeptos entre familias obreras de las grandes ciudades, en particular las del Área Metropolitana.

Ahora bien, al analizar la información con base en género y edad, se observa que las mujeres y las personas mayores son, en general, más religiosas.

Los hombres son los más tendientes a declararse sin religión (22 %), al igual que los jóvenes. Entre las personas de 12 a 23 años también 22 % dice que no practica una religión.

Lee también

Comentarios