El país irá a las urnas con un padrón inflado

El padrón electoral que será utilizado en las próximas elecciones cerró con 5.2 millones de personas, excluyendo a 303,610 salvadoreños en el exterior. El registro incluye 317,386 DUI sin renovar, de los cuales, al menos uno 65,000 corresponden a difuntos.

Enlace copiado
El país irá a las urnas con un padrón inflado

El país irá a las urnas con un padrón inflado

Enlace copiado

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) convocará a 5.2 millones de personas para asistir a las urnas el 4 de marzo del 2018, pero cientos de miles de ellos no asistirán a la cita porque no están en el país o ya fallecieron.

El Registro Electoral, que se hace con base al Registro Nacional de las Personas Naturales (RNPN), contiene en realidad a 5,501,377 ciudadanos aptos para votar, pero ahí están incluidos 303,610 salvadoreños, cuya residencia está afuera de El Salvador, esto deja como producto un registro local de 5,197,767.

Simán pide al TSE garantía en elecciones 2018

Ahora bien, ¿qué pasa con los salvadoreños en el país? ¿Hay tantas personas mayores de 18 años? La Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC) dice que en el país hay 6,576,633 salvadoreños de todas las edades y 4,435,084 mayores de 18 años.

La diferencia entre una y otra cifra es de 762,683 ciudadanos. Una explicación para esta diferencia es que el registro electoral conserva a muchos ciudadanos que ya fallecieron. ¿Cuántos son? Es difícil saberlo. En los últimos 15 años, el RNPN ha dado de baja 381,677 ciudadanos por fallecimiento. La serie de estadísticas vitales de la DIGESTYC, sin embargo, indica que en ese mismo periodo fallecieron aproximadamente 447,640 personas mayores de 18 años. Hay aproximadamente 65,973 fallecidos sin sacar del padrón electoral.

TSE detectó a 205 miembros para JED y JEM con afiliación

El Código Electoral señala que “serán excluidas del registro electoral, las inscripciones correspondientes a los ciudadanos y ciudadanas fallecidos, y los declarados muertos presuntos por sentencia judicial”.

La ley, no obstante, hace la siguiente prevención: “En caso de duda en la identificación del ciudadano o ciudadana, el Tribunal no podrá excluirlo del registro electoral, debiendo este agotar todos los procedimientos hasta establecer fehacientemente la identidad del ciudadano o ciudadana”.

Las alcaldías, por otra parte, son las principales responsables de enviar las actas de defunción para la respectiva actualización del registro electoral, y algunas no lo hacen con la celeridad adecuada.

Otra manifestación de este problema es la cantidad de DUI vencidos que están en el padrón electoral, la cual a julio del 2017 ascendía 317,386 casos. En este registro hay fallecidos, personas que emigraron y aquellas que no lo han renovado por razones económicas.

El Código Electoral es claro al señalar que para poder votar, el ciudadano debe “identificarse con su respectivo Documento Único de Identidad vigente y además, aparecer en el correspondiente padrón emitido por El Tribunal, de acuerdo al registro electoral”.

El RNPN tiene un registro de DUI vigente y sin fallecidos de 4,883,034, el cual aún difiere en casi medio millón con la proyección de población mayor de 18 años.

Hay que recordar, en este punto, que El Salvador tiene un patrón migratorio que cada año deja un saldo negativo; es decir, que sale más gente de la que entra a vivir aquí.

Luego, hay otro detalle: los salvadoreños que aún viven, pero que han perdido su derecho a votar. El Código Electoral establece 10 motivos para perder este derecho, pero el más común es estar condenado por algún delito. En este momento, la Dirección General de Centros Penales tiene a 38,731 internos, de los cuales 25,871 ya purgan una condena. El TSE, por su parte, ha excluido temporalmente del registro a 15,171 por haber perdido el derecho al sufragio.

En palabras más sencillas, el padrón electoral está inflado, lo cual provocará que el TSE gaste más dinero de lo necesario para ejecutar las elecciones. No se podrá establecer con certeza, además, el grado de participación electoral de los salvadoreños, el cual es una de las formas de medir la satisfacción con la democracia.

¿Por qué no votarán los salvadoreños en el exterior? En enero del 2013, la Asamblea Legislativa aprobó el decreto 273, con el que creó el sistema de voto en el exterior, pero aplicaba solo para la elección de presidente y vicepresidente de la república.

Posteriormente, la Sala de lo Constitucional ordenó a la Asamblea emitir la legislación necesaria para garantizar el voto de salvadoreños en el exterior para las elecciones municipales y legislativas.

Los magistrados dejaron una rendija: “Si por cualquier motivo justificado no fuese posible implementar el voto en el exterior, en las elecciones previstas para el año 2018, este deberá ser garantizado a más tardar para las elecciones a realizarse en el año 2021”.

Los salvadoreños en el exterior no podrán votar en las elecciones de alcaldes y diputados del 2018, pero sí lo harán en la presidencial de 2019. Le corresponderá a la próxima generaciones de magistrados del TSE hacer los arreglos necesarios para que el voto en el exterior para autoridades locales sea una realidad en el 2021.

 

 
 

Lee también

Comentarios

Newsletter