Lo más visto

Más de LPG Datos

Los empleados mejor pagados

Hay 5,803 empleados públicos con salarios arriba de $2,001 al mes; de estos, 301 son personal de gobierno que gana en promedio $3,600, sin contar dietas ni gastos de representación.
Enlace copiado
Los empleados mejor pagados

Los empleados mejor pagados

Los empleados mejor pagados

Los empleados mejor pagados

Enlace copiado
“Nadie debería ganar más que el presidente de la república”, dice el economista y asesor legislativo Salvador Arias, al opinar sobre los salarios de algunos altos funcionarios.

La sugerencia parece muy sensata si se comparan los salarios asignado a la cabeza del Órgano Ejecutivo con el de algunos de sus subalternos o presidentes, instituciones autónomas y descentralizadas.

El salario asignado al presidente de la República es de $5,181.72, mientras que el del presidente de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) es de $10,460.

Sí, hay varios funcionarios de menor rango que tienen un salario asignado mayor al del presidente de la república; hay también varios de estos funcionarios con salarios mayores a los que tienen asignados los ministros de Estado, los diputados de la Asamblea Legislativa y los magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Las personas que dirigen los tres poderes del Estado, sin embargo, gozan de muchas prerrogativas que no cuentan como salarios.

El presidente de la república, por ejemplo, tiene derecho a vivir junto a su familia en la Residencia Presidencial, lo cual cubre todos los gastos de manutención. A esto hay que agregar otras prerrogativas como poder utilizar vehículos del Estado para uso particular, gozar de franquicia aduanera y consular y tener a su disposición una quinta de recreo en el lago de Coatepeque.

El resto de funcionarios de alto nivel goza de ciertas prerrogativas, aunque no tan generosas: el Estado cubre sus gastos de comunicación y transporte y algunos gastos de alimentación.

¿Qué tan altos son los salarios en el Estado? Eso depende de a quién le pregunte. Entre el gobierno central, las instituciones descentralizadas y las empresas del Estado hay 174,894 plazas a tiempo completo, y de estas, 5,803 tienen salarios superiores a $2,001 mensuales, es decir, el 3.3 %. La mayor parte de estas plazas están concentradas en el Ministerio de Salud, el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Educación y Casa Presidencial.

Luego, hay 6,078 plazas (3.4 %) con un salario menor a los $400 mensuales, es decir, que apenas cubre dos veces la canasta básica. Entre $400 y $600 –tres canastas básicas– hay 49,751 plazas, lo que equivale al 28.4 % del total.

Los salarios entre los funcionarios de más alto nivel, es decir, el personal de gobierno, varía, pero el promedio para 301 funcionarios es de $3,600, sin contar dietas ni gastos de representación.

En el segundo escalón de salario está el personal Ejecutivo. Los 1,849 empleados bajo esta clasificación ganan un promedio de $3,125.

Los 65,436 empleados clasificados como técnicos y los 31,742 administrativos ganan un salario promedio de $1,100 al mes, mientras que los 17,800 de servicios ganan $600.

En este punto, comienzan a surgir preguntas obvias como qué diferencia a un técnico de un administrativo y por qué ganan en promedio casi lo mismo. La respuesta es que estar en una u otra clasificación es casi arbitrario y no influye mucho en salario.

Luego, las escalas salariales varían entre una institución y otra, lo que provoca que para una misma actividad haya salarios bastante dispares.

Los motoristas de diputados y magistrados ganan en promedio $1,500, mientras que los motoristas de la PNC ganan en promedio $470.

Esta distorsión ha sido acentuada por el hecho de que en el gobierno central no hay criterios uniformes para establecer escalafones salariales, mientras que las empresas públicas han tenido desde siempre una política salarial más generosa que el resto del Estado porque tienen sus propios ingresos.

 

Lee también

Comentarios