Lo más visto

Más de LPG Datos

Más de una década sin encontrar un buen rumbo

La encuesta más reciente de LPG Datos muestra que la población, en general, está inconforme con el estado actual del país y por el rumbo que lleva, lo cual ha sido una constante por más de una década.
Enlace copiado
Más de una década sin encontrar un buen rumbo

Más de una década sin encontrar un buen rumbo

Más de una década sin encontrar un buen rumbo

Más de una década sin encontrar un buen rumbo

Enlace copiado
Los salvadoreños están insatisfechos con el rumbo que lleva el país, luego de dos años y medio de gobierno del actual presidente Salvador Sánchez Cerén, según la encuesta más reciente realizada por LPG Datos, la unidad de investigación social de LA PRENSA GRÁFICA. Lo anterior ha sido algo constante durante la gestión de los últimos tres presidentes.

En esta investigación, realizada del 18 al 23 de noviembre, fueron entrevistadas 1,200 personas, lo que permite hacer inferencias con un margen de error del 2.9 % y un nivel de confianza del 95 %.

A los ciudadanos entrevistados se les preguntó qué opinión tienen sobre la situación general del país, y el 81 % respondió que mala o muy mala, mientras que el 10 % dijo que bien o muy bien. Este es uno de los registros más altos de insatisfacción ciudadana que ha registrado LPG Datos en los últimos 12 años.

Luego se indagó la opinión sobre el rumbo del país, ante lo que el 79 % opinó que el país va por el rumbo incorrecto, y el 10 % piensa que va por el correcto. Este es también uno de los peores registros de los últimos 12 años.

La información muestra que la población, en general, está inconforme con el estado actual del país y por el rumbo que lleva, lo cual ha sido una constante por más de una década.

Los momentos de mayor optimismo ocurrieron solamente cuando hubo cambio de Gobierno en el 2004, en el 2009 y, en menor manera, en el año 2014, cuando arrancó la actual gestión.

Esto sugiere que las personas han visto los cambios presidenciales como un momento de optimismo, pero luego ha venido la desilusión.

En todos estos años, la vida de los salvadoreños ha sido abrumada por los problemas económicos y los de inseguridad. En el arranque del siglo, lo más angustiante era la situación económica del país, lo que tuvo su punto más profundo en 2008, año en que estalló una crisis económica mundial.

Luego de superar esa crisis, emergió la preocupación por la situación de inseguridad en el país, hasta llegar a su punto máximo a inicios de este año.

Lo anterior no quiere decir que en los años de la crisis económica el país era más seguro. En realidad, hay insatisfacción con la seguridad en el país desde mediados del 2005. Entre 2012 y 2013 hubo una leve mejora, pero luego el temor se disparó en 2014 y 2015.

La situación económica, por su parte, ha tenido menos altibajos: la gente siempre ha estado insatisfecha con el costo de la vida y con la facilidad para encontrar un trabajo.

En el área social, la vida ha sido un poco menos complicada. La gente está satisfecha con la educación y, por algún tiempo, con la salud. En los últimos años esto ha desmejorado.

Lee también

Comentarios