Tres años al frente de un país que se siente sin rumbo

Los salvadoreños están inconformes con la situación actual del país y con su rumbo. Viven en un lugar donde cuesta ganarse la vida y se está expuesto a la delincuencia. Es más, en el país se percibe un franco deterioro en la situación de la salud y de la educación.
Enlace copiado
Enlace copiado
El presidente Salvador Sánchez Cerén llega al cierre de su tercer año de gestión al frente de un país que se siente mal y sin buen rumbo, según la encuesta más reciente de LPG Datos, la unidad de investigación social de LA PRENSA GRÁFICA.

LPG Datos pregunta a los salvadoreños qué opinan con respecto a su gobierno, así como del país en que viven. Una de las preguntas que se hace con respecto a lo segundo es: ¿Qué opinión tiene usted sobre la situación general del país en este momento? ¿Está muy bien, bien, mal o muy mal?

El 78 % de los entrevistados dice que el país está mal o muy mal, mientras que el 9.5 % considera que está bien o muy bien. Este es uno de los peores registros desde 2004.

MENOR INCIDENCIA DELICTIVA EN ÚLTIMO AÑO

Luego se preguntó: ¿Cuál es su opinión con respecto al rumbo que lleva actualmente El Salvador? ¿Va por el rumbo correcto o por el rumbo incorrecto? El 78 % opina que va por el rumbo incorrecto, mientras que 9 % opina que el país sí va por el rumbo correcto.

Los datos muestran que los salvadoreños están muy inconformes con la situación del país y que no ven buenas perspectivas en el futuro.

A los salvadoreños se les pidió que mencionaran cuál es el problema principal del país, pero también que evaluaran la situación actual en seis aspectos clave para vivir bien: costo de la vida, trabajo, respeto al consumidor, salud, educación y seguridad.

SÁNCHEZ CERÉN CIERRA TRES AÑOS CON BAJA NOTA

Las respuestas revelan que lo más angustiante para los salvadoreños es la inseguridad, pero que eso no significa que se vea como un problema menor las dificultades económicas.

En este momento, el 80 % califica como mal o muy mal el costo de la vida en el país, pero este es un aspecto en el cual los salvadoreños siempre se han sentido muy inconformes.

En cuanto al trabajo, el 73 % dice que el país está mal o muy mal, y ha sido así por la última década. Mejorar la economía del país –y que esto tenga impacto en el hogar– es una de las grandes tareas de los últimos tres gobernantes.

Luego está el tema de la seguridad, la cual es calificada como mal o muy mal por el 69 % de los entrevistados. La cifra es mayor a la de febrero, pero es mejor a los promedios de los últimos tres años.

Lo más preocupante, sin embargo, es cómo la gente ha venido percibiendo un deterioro en aspectos sociales como la situación de la salud y la educación.
 
 
 

Lee también

Comentarios

Newsletter