Uno de cada 71 jóvenes está preso

Uno de cada 71 jóvenes entre 24 y 31 años está en la cárcel. El Salvador es uno de los países con mayor densidad y hacinamiento carcelario en el planeta. El hacinamiento es tan alto que no hay espacio para alojar solo a los reos que son miembros de pandillas.
Enlace copiado
Uno de cada 71 jóvenes está preso

Uno de cada 71 jóvenes está preso

Uno de cada 71 jóvenes está preso

Uno de cada 71 jóvenes está preso

Enlace copiado
El Salvador vive una crisis de seguridad pública grave y una de sus manifestaciones más controvertidas es la enorme cantidad de personas que son llevadas a la cárcel. En este momento, uno de cada 71 salvadoreños jóvenes está preso, según los registros más recientes de la Dirección General de Centros Penales (DGCP).

En este momento hay 33,384 reos en los centros penitenciarios del país, sin contar los que están en las bartolinas de la Policía Nacional Civil (PNC), los cuales son más de 5,000, ni los mayores de edad, que son un poco más de 500.

A finales de 2001, el país tenía 9,637 reos y eso ya sonaba a una crisis de espacio, ya que solo había lugar para 7,125; el gobierno de turno hizo poco para habilitar más espacio y al cierre de 2003 solo había agregado 400 plazas. El problema es que la población carcelaria subió a más de 2,000.

Los gobiernos subsiguientes tuvieron una conducta similar: habilitaron poco espacio para una población carcelaria creciente. Entre 2004 y 2009, la capacidad de las cárceles aumentó a 732 espacios, pero se agregaron más de 10,000 internos. En el período entre 2009 y 2014 no se agregó espacio alguno, pero sí más de 6,000 reos. La administración actual ha agregado casi 2,000 plazas, pero ha sumado más de 5,000 reos. Eso sin contar las personas que están en las bartolinas de la PNC.

El hacinamiento general en los centros penales es de 330 %, pero la situación en algunos lugares es mucho peor que en otros. Esta cantidad enorme de reos ha llevado a que el país tenga 516 reos por cada 100,000 habitantes. Si solo tomamos en cuenta a los mayores de 18 años, la densidad sube a 792; y si nos concentramos en el segmento más afectado –de 24 a 31 años–, la cifra sube a 1,435, es decir, uno de cada 71 jóvenes en esa edad.

 

Lee también

Comentarios

Newsletter