Lo más visto

Más de Mujer

10 pautas para que prefieran su cama

La clave reside en evitar la sobreprotección y ser flexibles en función de sus necesidades. 

Enlace copiado
10 pautas para que prefieran su cama

10 pautas para que prefieran su cama

Enlace copiado

¿Tiene pequeños invasores nocturnos en su cama? No se preocupe, porque sus hijos acabarán por elegir de manera espontánea su espacio para dormir. ¿Cuándo? Lo habitual es que a partir de los 10 años de edad busquen su propia intimidad, explica Carla Valverde, psicóloga clínica infanto-juvenil. Acá estos consejos:

  1. Preparar el terreno para que el niño vaya a dormir: si se llega a la cama con la digestión hecha, se evitan comidas copiosas y actividades físicas estimulantes, se modera ingerir demasiados líquidos, etc.
  2. Generar el hábito de dormir en su habitación a temprana edad facilita el proceso de adaptación. Se trata de que el niño tenga claro cuál es su espacio. Cuanta mayor coherencia exista, más fácil será crear hábito.
  3. Fomentar cierta rutina a la hora que pueda anticipar lo que ocurrirá antes de que se produzca la separación para irse a la cama. Ponerse la pijama, lavarse los dientes, contar un cuento.
  4. Objetos quitamiedos que tranquilizan. Un osito muy querido, una foto de papá y mamá, una mantita suave, un atrapasueños, o dejar la luz encendida, pueden ayudar a lidiar con sus miedos cuando se queden a solas.
  5. Evitar ceder la cama. Si ante temores, pesadillas, etc; el niño acude a la cama de papás y se lo permiten, se transmite el mensaje de que es posible dormir con ellos en ciertas ocasiones.
  6. Fomentar la autonomía del niño a lo largo del día. Aprender a convivir con momentos de soledad a lo largo del día, sin la supervisión y presencia de adultos, previene el exceso de dependencia.
  7. Retirar los apoyos a la hora de dormir solos de manera progresiva. Existen varias opciones en este sentido, como en el caso de la transición de acostarnos a sentarnos a su lado o quedarnos un rato en la puerta.
  8. Ayudar a afrontar los miedos a la hora de irse a la cama. Inventar un cuento con un final en el que se salga vencedor ante una pesadilla, vence a los monstruos que le atemorizan.
  9. Analizar y detectar si existen en la vida del niño/a factores de estrés de carácter significativo que dificulten su tranquilidad e incidan en que no pueda conciliar el sueño al quedarse solo.
  10. Crear momentos de unión en familia fuera del dormitorio. Si la separación del grupo es la dificultad para renunciar a ese momento para irse a la cama, puede resultar útil para superar este problema nocturno.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines