Lo más visto

Más de Mujer

APROVECHA EL SABOR NATURAL DE LAS HIERBAS

La dosis perfecta de las hierbas frescas aporta un toque especial a las comidas, incluso a los platos más sencillos.

Enlace copiado
APROVECHA EL SABOR NATURAL DE LAS HIERBAS

APROVECHA EL SABOR NATURAL DE LAS HIERBAS

Enlace copiado

Las hierbas frescas no solo aportan sabor natural a las comidas; además, enriquecen los platos de forma muy saludable, ya que, si se sazonan los alimentos con hierbas, se necesita menos sal para darles sabor.

Los expertos en gastronomía recomiendan agregarlas a las preparaciones al final de la cocción y de preferencia que estén muy frescas, ya que de esta manera aportan todo su aroma.

Una buena alternativa para tener hierbas aromáticas frescas todos los días es cultivarlas en casa en macetas e ir cortándolas según se necesiten.

También se pueden conservar frescas durante cinco días, si se colocan en depósitos con agua dentro de la refrigeradora. Al conservarlas de esta manera, se tienen que colocar con el tallo dentro del agua y esta cambiarla cada dos días.

Tomates horneados con queso y albahaca
Ingredientes:
12 tomates
60 gramos de pan rallado
1 diente de ajo grande
20 gramos de queso parmesano
Pimienta negra y sal (opcional)
Orégano
Aceite de oliva extra virgen extra
Albahaca fresca
Preparación:
Precalienta el horno a 180 grados con calor arriba y abajo. Lava los tomates y córtalos por la mitad, pónlos en la bandeja del horno cubierta con papel vegetal. Adereza cada porción de tomate con unas gotas de aceite de oliva y, si lo deseas, una pizca de sal. Pon en un bol pan rallado, pela el diente de ajo y rállalo, ralla también al momento el queso parmesano, incorpóralo todo al pan, añade el orégano y pimienta negra recién molida. Mezcla y reserva. Cuando el horno esté caliente, introduce la bandeja con los tomates, hornéalos 10 minutos. Cuando haya pasado este tiempo, antes de que estén totalmente horneados, retíralos del horno y llena los tomates con el preparado de parmesano. Vuelve a introducir la bandeja en el horno para que gratine rápido; en unos 10 minutos ya estarán listos. Retira la bandeja del horno y sírvelos  acompañados con unas hojas de albahaca fresca.

Papas rostizadas con romero
Ingredientes:
4 cucharadas de aceite
12 papas cambray
6 dientes de ajo 
Sal marina y pimienta al gusto
3 ramas de romero fresco
Preparación:
Calienta el aceite. Agrega las papas lavadas sin pelar, ajos pelados, sal y pimienta. Mueve para cubrir las papas con el aceite. Tapa y cocina 10 minutos, hasta que las papas empiecen a dorarse por fuera. Añade ramitas de romero y mueve la cacerola. Tapa y cocina cinco minutos más para que el aceite se impregne del romero. Pincha las papas con un cuchillo; si este entra fácilmente, ya están listas. Apaga el fuego. Machaca los dientes de ajo con un tenedor para sacar su pulpa y regrésalos a la cacerola; mueve para que el aceite se impregne de estos y las papas tomen el sabor. Se pueden utilizar papas medianas cortadas en julianas.

Ensalada griega
Ingredientes:
Tomate
Pepino
Cebolla
Aceitunas negras
Queso feta
Orégano
Aceite
Vinagre de vino tinto
Sal y miel
Preparación:
En una ensaladera pon el tomate cortado en dados, agrega medio pepino troceado dejando un poquito de piel, media cebolla pelada y picada en trozos, aceitunas negras, queso feta en trozos y un poco de orégano. A parte, en un pequeño recipiente, prepara vinagreta para aderezar la ensalada en estas proporciones: una parte de vinagre de vino tinto, otras tres partes de aceite de oliva, un poquito de sal y un chorrito de miel para darle un punto dulce y contrarrestar la acidez del vinagre. Se mezcla la vinagreta y lista para aderezar la ensalada.

Miniquichés de queso, con puerro y tomillo
Ingredientes para la masa:
1 1/4 tazas de harina
1 pizca de sal
3/4 taza de mantequilla fría cortada en cubitos
1/4 taza de leche tibia
1 yema
Ingredientes para el relleno:
1 cucharadita de aceite de oliva
1 puerro grande cortado en círculos
3 huevos
1 taza de crema
1 taza de queso rallado
1 cucharadita de tomillo picado
Sal y pimienta al gusto
Preparación:
Para la masa: mezcla harina con sal. Agrega mantequilla e incorpora poco a poco la leche y la yema. Une todo con los dedos sin amasar hasta obtener una textura de arena húmeda. Refrigérala 40 minutos. Toma la masa de a poco y con los dedos ir estirando y aplanando sobre pequeños moldes hasta cubrir toda la superficie y los bordes. Pincha la masa con un tenedor para que no se infle. Hornea la masa hasta que esté levemente dorada. Retírala del horno y déjala enfriar. Para el relleno: en una sartén caliente con aceite de oliva, saltea el puerro hasta que quede blando. Salpimentar y reservar. Mezcla los huevos con la crema y el queso. Disponer los puerros salteados sobre la masa y agregar la mezcla de huevos, crema y queso. Espolvorea tomillo y llévalos al horno por 40 minutos o hasta que la superficie del quiche esté dorada y firme al tacto. Retíralos del horno, déjalos enfriar durante 15 minutos y sírvelos tibios.

Muffin de huevo con cebollín
Ingredientes:
15 huevos enteros
1/4 de taza leche entera
2 cucharaditas de adobo criollo en polvo (sal, ajo y pimienta)
2 tazas de queso cheddar rallado
3 cebollines
1/2 cebolla
1/2 pimiento verde
2 onzas de jamón cocido
Preparación:
Calienta el horno a 375 grados.  Pica finamente cebolla, pimiento y cebollines; el jamón córtalo en cubitos. En un molde de muffin de 12 porciones, cubre las cavidades del molde con un engrasador en aerosol. Divide los ingredientes en 12 porciones y vierte cada ingrediente en las cavidades del molde.  En un deposito grande de medidas, para poder echar en el molde sin derramar, echa todos los huevos, añade la leche, el adobo en polvo y bate bien. Vierte la mezcla en cada cavidad del molde llenando 3/4 partes solamente.  Con un tenedor, revuelve cada porción ligeramente. Colócalos en el horno por 30 minutos o hasta que los muffins crezcan y se doren un poco.  Retíralos del horno y déjalos enfriar cinco minutos antes de sacarlos del molde.  Sirve inmediatamente.

TOMA NOTA
  Las hierbas frescas se pueden guardar de diferentes formas: algunas son idóneas para secarlas, otras se pueden congelar. Muchas hierbas se pueden conservar en botes con vinagres y aceites de oliva extra virgen. Se puede crear una deliciosa sal de hierbas mezclando hierbas frescas o secas con sal. El consejo del experto: cortar los tallos frescos de las hierbas con un cuchillo afilado o bien con la mano; de este modo desprenden mucho menos jugo y los aceites esenciales pueden desplegarse totalmente.

Lee también

Comentarios