Acné en la edad adulta: no culpe al chocolate

Los expertos no señalan la dieta como principal causa de las lesiones en piel. Razones y remedios para adultos con granos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Muchos adultos continúan teniendo granos en la edad adulta, datos que evidencian que el acné no siempre desaparece cuando superamos la adolescencia, establece el periódico digital español El País.

“Por supuesto que no, la piel es un espejo de nuestras emociones, nuestra salud y nuestros hábitos de higiene, tengamos la edad que tengamos. Las espinillas y puntos negros nunca salen porque sí, sino porque hay algo en nosotros que no va bien del todo”, afirma el doctor Joshua Zeichner, director de cosmética e investigación clínica en el Departamento de Dermatología del Hospital Mount Sinai, de Nueva York. “Averiguar por qué nos salen granos es el primer paso para poder erradicarlos”, continúa el especialista.

¿Y cuáles son las causas que propician la aparición de estas antiestéticas lesiones? “En primer lugar, la herencia genética. A la vista está que unas personas son más propensas a tener granos que otras”, explica la doctora Elisa Pinto, jefa del Servicio de Dermatología del Hospital Quirón San Camilo, de Madrid. “Contra esta base heredada, no podemos hacer nada. Partiendo de este punto, está comprobado que el estrés, los cambios hormonales, una higiene ineficaz, el uso de cosméticos inadecuados para nuestra piel y la práctica de malos hábitos, como tocarnos la cara con las manos sucias, son factores que desencadenan la aparición de acné en aquellas personas propensas a ello. La buena noticia es que contra todos estos otros factores sí podemos luchar”, continúa la dermatóloga.

Según el doctor Zeichner, cuando estamos estresados liberamos adrenalina, esta hormona aumenta la producción sebácea de las glándulas, el exceso de grasa no puede ser eliminado, los poros se obstruyen y aparecen los tan temidos granos.

“Algo similar ocurre con los cambios hormonales, no solo con los propios de la pubertad, sino también con los propios de las mujeres como son el embarazo, el ciclo menstrual, o el posparto. Tampoco hay que olvidar que ciertos anticonceptivos generan acné, en cuyo caso la visita al ginecólogo resulta imprescindible”, apunta la doctora Pinto.

Además es evidente que tocarnos la cara con las manos sucias, hablar mucho por el móvil y acostarnos sin desmaquillarnos son hábitos de higiene inadecuados que acaban obstruyéndonos los poros de suciedad, grasa y bacterias, igual que utilizar cosméticos inapropiados para nuestro tipo de piel: ¿qué puede ocurrir si tenemos la piel grasa y a diario nos damos una crema que estimula la producción de nuestras glándulas sebáceas? Pues montones de granos.

Tags:

  • higiene
  • dermatología
  • bienestar
  • estilo de vida

Lee también

Comentarios

Newsletter