Lo más visto

Alejandra Rivera Timidez o mutismo selectivo

Durante el desarrollo infantil las dificultades más frecuentes y evidentes generalmente son las relacionadas con el retraso madurativo y con el aprendizaje; sin embargo, existen otras que son latentes pero “silenciosas” que suelen pasar desapercibidas.
Enlace copiado
Enlace copiado
Una de estas dificultades es el mutismo selectivo que claramente afecta la interacción social, la adaptación al entorno, el desarrollo afectivo-emocional, el desarrollo personal y académico de los niños y jóvenes que lo presentan, en definitiva, afecta a sus propias vidas.

El mutismo selectivo es una dificultad que presentan algunos niños y jóvenes para comunicarse verbalmente en entornos y situaciones sociales poco familiares y/o con personas poco conocidas.

¿Cómo sabemos si un niño o joven pudiera padecer de mutismo selectivo?

-No habla en determinados lugares “selectivos”.

-Habla normalmente en al menos un entorno.

-Cuando la incapacidad para hablar interfiere en el desenvolvimiento en varios ámbitos.

-Cuando el mutismo ha persistido y no es ocasional.

-Cuando el mutismo no está causado por un trastorno de la comunicación como el tartamudeo, y cuando no se manifiesta como parte de otros trastornos como el Autismo.

Más del 90 % de los niños con mutismo selectivo también padecen una ansiedad social, por eso se lo considera como un síntoma de esa ansiedad social. El tratamiento incluye una combinación de terapia de comportamiento, terapia cognitivo-conductual, terapia psicoanalítica.

En ningún caso se debe decir “ya se le pasará”; el padecimiento evidentemente no es una timidez, es algo más complejo que afecta la vida de quien lo presenta.

Tags:

  • timidez
  • mutismo selectivo
  • ser padres
  • educacion
  • comunicacion verbal

Lee también

Comentarios