Lo más visto

Más de Mujer

Alerta con los riesgos cibernéticos

Mientras los menores estudian y navegan por Internet, pueden enfrentar peligros relacionados a la interacción en línea. Los padres deben estar informados sobre las principales amenazas.

Enlace copiado
Alerta con los riesgos cibernéticos

Alerta con los riesgos cibernéticos

Enlace copiado

La cobertura y acceso al ciberespacio ha abierto nuevas oportunidades de aprendizaje y educación, pero su uso constante presenta riesgos potenciales, especialmente para niños y adolescentes, pues son más vulnerables porque aún no tienen el desarrollo cognitivo de un adulto, por lo tanto, es más fácil que sean víctimas de dichos peligros.

Una de las principales amenazas que pueden enfrentar son los jáquers, que se trata de personas que acceden de forma ilegal a sistemas informáticos o computadoras para robar información privada, como fotografías o videos. También pueden acceder a las cámaras de seguridad de la casa o de la computadora. En otros países ya se han documentado casos de jáquers que incluso hablan con los niños a través de la cámara instalada en la casa.

De la misma manera, un riesgo relacionado a este es el robo de información. Sucede con mayor frecuencia cuando los menores acceden a sitios no oficiales de descargas de series o videojuegos, y para continuar les solicitan ingresar información personal, como la dirección de vivienda, los números de teléfono o números de tarjetas de los padres. Esta información es enviada a una tercera página donde es robada y utilizada con otros propósitos, como robos o falsificación de documentos.

Según Emilio Guerrero, docente y experto en informática, los menores deben ser los más protegidos de estos problemas. "Los niños y adolescentes son de las poblaciones más vulnerables en los ataques cibernéticos. Algunas de las razones que generan estos ataques están relacionadas con la curiosidad, la inocencia al ver contenidos como rifas o premios, así también con contenidos sexuales", comentó Guerrero.

Un tercer gran riesgo está vinculado al peligro de los contenidos inadecuados de tipo sexual o con violencia, este es muy habitual y se trata de material que requiere mayor nivel de madurez y sensibilidad para ser comprendido, por lo tanto, los menores al verlo pueden sentir confusión, angustia o perturbación. Lo mejor es que los padres estén atentos a que ellos solo vean material dirigido a su edad y nivel de madurez. También deben estar pendientes de los grupos de mensajería que los hijos tienen, pues se ha detectado que la mayor parte de los contenidos inapropiados no es buscado por ellos mismos, sino que es recibido a través de terceros, como amigos o compañeros.

Igualmente, existe el ciberacoso, que es cuando se molesta a alguien reiteradamente a través de Internet. Los hijos pueden ser víctimas de esto por parte de compañeros o adultos que utilizan cuentas falsas para insultar o amenazar. En grupos de edades jóvenes, el daño causado por el ciberacoso es mayor porque se encuentran en una etapa de desarrollo, donde aún no están seguros sobre su identidad y su autoestima está en construcción.

El rol de los adultos

Los papás y las mamás deben estar conscientes que estos peligros existen y que lo único que pueden hacer es utilizar medidas de protección en casa. A la vez, su papel no debe ser de imponer excesiva supervisión o castigos; en su lugar, es mejor aconsejar y explicar a los hijos, con argumentos reales, los riesgos que existen en el mundo virtual. Una opción sería presentarles ejemplos de casos concretos o cifras sobre adolescentes víctimas de ciberacoso. El objetivo es que los pequeños comprendan que hay peligros, y no actúen según el miedo, sino con base en información real, protegiéndose personalmente y a su familia.

"La información no adecuada llega a los menores, pues están conectados a una gran red. Por lo anterior, el rol del padre de familia es de gestor de los espacios de aprendizaje y entretenimiento, administrador de las políticas de navegación, supervisor de las aplicaciones instaladas en los dispositivos y administrados del tiempo de uso de dichas aplicaciones" concluyó Guerrero.

Ciberseguridad en casa  

Consejos para los hijos

 Evitar dar acceso o permisos a páginas que soliciten abrir la cámara web o que requieran activar la geolocalización (que se trata de la ubicación geográfica en tiempo real). Estas ventanas se deben cerrar inmediatamente. 

 No deben atender mensajes de ventanas emergentes que aparecen en la web, así como en redes sociales no deben aceptar conversaciones de desconocidos. La persona al otro lado del monitor podría ser alguien peligroso. Lo mejor es bloquearlo. 

 La computadora se ubica en una zona de uso común y se debe acordar un horario límite para utilizarla, tanto para realizar tareas como para entretenerse. 

 Crear contraseñas seguras y que las puedan guardar en un lugar ajeno a la computadora, como una libreta de apuntes, pues si se encuentran en el dispositivo pueden ser robadas. También es importante que los estudiantes no compartan las claves de sus clases porque pueden provocar que las contraseñas lleguen a los jáquers y puedan ingresar a las clases. 

 Hablar y denunciar si se han enfrentado a una situación de acoso o algún desconocido los busca constantemente. Deben tener confianza de contar lo que pasa y no deben ocultar detalles. En el país, se puede denunciar el acoso en la Fiscalía General de la República al número 2593-7000 o en sus oficinas. Además, es importante reunir pruebas para presentarlas con la denuncia. 

Ciberseguridad   
en los dispositivos
 Activar el modo de búsqueda seguro de Google, o “Safe Search”. También se puede administrar las políticas de navegación en “firewall” que es la parte de la red diseñada para bloquear el acceso no autorizado. 

 Usar aplicaciones como Qustodio que avisan por correo electrónico cuando se abre una página que no es segura y envía un detalle de los sitios visitados por el usuario. 

 Establecer una conexión VPN (Virtual Private Network) que es una tecnología que se utiliza para conectar computadoras a una red privada y así, disminuir el riesgo de los jáquers o robo de información. 

 No utilizar las cuentas personales o guardar información de las tarjetas de crédito en los dispositivos a los cuales sus hijos tienen acceso, pues se corre el riesgo que el niño, sin querer, realice compras o comparta la información de sus tarjetas. 
 

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines