Ansiedad infantil

Los efectos psicológicos pueden causar en el niño daños en el concepto de sí mismo, la autoestima y en su capacidad de adaptación social.
Enlace copiado
Ansiedad infantil

Ansiedad infantil

Ansiedad infantil

Ansiedad infantil

Enlace copiado
Es frecuente que pensemos que los niños no pueden tener problemas, porque ellos no se enfrentan a lo que nosotros los adultos sí, pero la realidad es que no son inmunes e incluso pueden desarrollar problemas de mayor dimensión como la ansiedad.

Todos podemos sentir ansiedad, incluso puede servirnos como señal de alerta y como función contenedora para evitar situaciones que no estamos aptos para afrontar, pero de lo que hablo es de niveles de ansiedad que puede experimentar el niño con intensidad, cuya aparición no tiene una causa objetiva que la justifique y no desaparece cuando la situación que la provocó –aunque injustificada- se haya ido, de modo que no solo causa malestar en el niño, sino que además lo imposibilita o lo inhibe.

La ansiedad en estos niveles puede evidenciar algunas respuestas somáticas como inquietud, tensión, taquicardia, dolor abdominal, estreñimiento, sudoración, dificultad para conciliar el sueño, entre otras. Los efectos psicológicos pueden causar en el niño daños en el concepto de sí mismo, la autoestima, afectar el funcionamiento interpersonal y en su capacidad de adaptación social.

La forma integral de abordaje para ayudar al niño a que supere estas condiciones de ansiedad es multimodal, empezando por considerar que cada ansiedad es particular, de modo que responde a la singularidad de cada persona, y en ese sentido los contenidos terapéuticos han de ser específicos; por otra parte, la inclusión del entorno familiar se vuelve especialmente importante debido a que han de convertirse en el primer agente de ayuda del niño.

Tags:

  • padres
  • hijos
  • ansiedad
  • educación
  • malestar
  • sueño

Lee también

Comentarios

Newsletter