Lo más visto

Autodefensa personal: Actúa aunque tu voz tiemble

¿Pensaste alguna vez en tomar clases de autodefensa personal? Práctico, intuitivo y estratégico. Estas son las claves de un buen sistema de defensa como el que cada vez demandan más mujeres en El Salvador.
Enlace copiado
Autodefensa personal: Actúa aunque tu voz tiemble

Autodefensa personal: Actúa aunque tu voz tiemble

Enlace copiado

Los niveles de inseguridad y violencia contra la mujer son dos problemas que nos obligan a mantenernos alertas y en caso que sea necesario, actuar. Este motivo impulsó a la instructora Irma Estrada Silva a realizar talleres de autodefensa personal para mujeres. Durante las clases aprenden a prepararse física y mentalmente ante una situación de acoso callejero.

“La autodefensa personal es la habilidad de defenderte físicamente, pero para poder hacerlo tenés que estar preparada mentalmente, emocionalmente y si querés hasta espiritualmente”, explicó Silva, quien es instructora del taller “Cuida tu espacio”.

La autodefensa personal es el arte de vencer a cualquier atacante, sin importa su fortaleza física. No se basa en la fuerza, sino en la velocidad y la audacia ante situaciones de peligro.

Según la instructora, la autodefensa consta de cuatro pilares fundamentales: defensa personal, autoestima, autocontrol y autoconocimiento. “Todo esto se hace para entender cómo nosotras utilizamos el espacio en el trabajo, en las relaciones de amistades, en la casa y hasta con la pareja. Cómo ocupás ese espacio: ¿siendo víctima o como una persona que cede el espacio? o ¿como alguien que anda con el cuchillo desenvainado?, al contrario, debes ser una persona que sabe establecer límites”, reflexiona Silva.

Asegura que trabajar la autoestima es necesario para evitar una posición de víctima. “Si mi autoestima está por el piso, para qué me voy a defender. Más bien una persona con autoestima baja quiere estar en una posición de víctima porque eso le da un espacio”, explica.

El autocontrol, según ella, es importante para dominar las emociones y saber reaccionar ante una situación de peligro. Hay que establecer límites de forma estratégica e inteligente para que las técnicas sean efectivas. No se trata de convertirte en una luchadora experta, pero sí en aprender los recursos básicos que te preparen. También, es importante reconocer tus fortalezas y debilidades. “Yo no te voy a enseñar una técnica si no sabés correr. Mi deber es encontrar una manera para que vos podás desarrollar lo que sí podés hacer”, detalla la instructora.

Defensa personal

En este pilar, la autodefensa personal te pondrá en forma y te dará las herramientas necesarias para poder protegerte si un día lo necesitas. Esto requiere de habilidades que no se utilizan habitualmente, pero que se pueden hacer de forma sencilla.

“En defensa personal hay que salir de una escena en seis o 13 segundos. En este caso, se pueden pegar tres golpes en los puntos débiles: nariz o genitales. Luego tratar de salir corriendo o gritar (solo si hay gente alrededor)”, explica Silva.

La patada debe darse asegurándote de tener un pie de apoyo bien estable para evitar caerse ante un empujón, la instructora reitera que una patada siempre se debe pegar con el empeine del pie, porque de esta manera se agiliza el golpe.

Si utilizas las manos, debes hacerlo con la mano semiflexionada, porque dar un golpe con el puño es doloroso, si no estás preparada. Lo mejor es estirar la mano, con los dedos semiflexionados, asegúrate de dar un golpe dirigido hacia la nariz de tu atacante.

Lee también

Comentarios