Autoridad asertiva y tolerante

Ejercer autoridad sobre tus hijos también puede ser un sinónimo de comprensión y respeto. Descubre más a continuación.
Enlace copiado
Enlace copiado
Muchos padres sostienen que solo si exaltan su voz o incluso si golpean a sus hijos pueden ejercer autoridad sobre ellos. Sin embargo, caer en este graso error es muy común y lo que se generará es miedo, resentimiento e irrespeto.

La palabra autoridad puede ser muy desafiante y dura para algunos hijos, pero está claro que esta, idealmente, debería ser consensuada; para ello se requiere que los padres sean muy claros con la disciplina desde que los hijos nazcan. Además, es necesario que se expongan pocos límites, pero muy bien marcados. “Al proponer los límites desde temprana edad, los niños se van autorregulando y conocen con bastante conciencia sobre lo bueno y lo malo”, afirmó la psiquiatra Margarita Mendoza Burgos.

Errores frecuentes

La especialista señala que una equivocación muy común y muy dañina es dejar pasar los errores de los hijos solo porque están muy pequeños. Por ejemplo, si el menor a sus dos años comienza a maltratar a sus hermanos y los adultos le aplauden o se ríen porque les parece gracioso, lo que hacen es potenciar esa mala conducta en el menor, haciendo que sea parte de su cotidianidad. Y como es de esperarse, la problemática mayor será cuando se intente corregir al niño, pues sentirá que está siendo castigado sin sentido, gracias a una actitud que prevaleció en su niñez.

Por ello es importante explicarle al menor la importancia de la autoridad y los límites. La especialista comparte que lo ideal es que la autoridad que los padres ejerzan sobre sus hijos sea a través del trato respetuoso, de la responsabilidad y por ende la confianza.

Además, es importante no mostrar desaprobación hacia los hijos. Si le dices “eres malo” dañarás sus sentimientos, la forma correcta de hacerlo es decirle “eso está mal hecho”, lo cual es desaprobación de la conducta.

“Si la autoridad se ejerce con golpes, sin explicaciones y de padres que actúan mal; por ejemplo, que se golpean o se insultan en pareja, el niño tendrá una mala imagen de la autoridad”, explicó Mendoza Burgos. Asimismo, es importante que los padres recuerden que dentro de la autoridad debe estar incluida la confianza al hijo, pues esto, aparte de potenciar la comunicación y la unión, será un pilar fundamental para la autoestima de tu hijo.

¿Cuándo brindar mucha confianza?

La psiquiatra asegura que es bueno brindar confianza a los hijos si el ambiente y la crianza los han ido preparando para eso, pues el padre debe conocer mucho a sus hijos y saber si están preparados para realizar ciertas actividades. En este punto la comunicación es prioridad.

Tags:

  • ser padres
  • autoridad
  • hijos
  • consejos
  • educación
  • dra. margarita mendoza burgos

Lee también

Comentarios

Newsletter