Ayúdale a que se adapte mejor

Dejar a nuestro hijo por primera vez en la guardería supone todo un desafío para algunos padres y madres. Sentimientos de culpabilidad, incertidumbre, nervios…
Enlace copiado
Enlace copiado
¿Estará mejor cuidado si se queda conmigo? ¿Cómo se relacionará con otros niños? ¿La pasará mal sin mí? ¿Estaré haciendo mal? Todas estas preguntas suceden en la mente de muchos padres. Pero la adaptación a la guardería, day care o maternal no tiene que ser traumática y está en su mano facilitarles el paso a esta nueva etapa.

Sobre esta cuestión, que tan especialmente preocupa a los padres, nos resuelve las dudas Silvia Álava Sordo, psicóloga y directora del área infantil del Centro de Psicología Álava Reyes.

“Tenemos que pensar que el problema muchas veces es que los padres lo pasan casi peor que los niños”, apuntó Silvia Álava.

Según nuestra entrevistada, debemos comprender que “el temor que podemos sentir es innato y lo tenemos que trabajar”. Asimismo, los padres tienen que ser conscientes “de que en muchos casos tienen que reincorporarse al trabajo y no es posible quedarse con ellos; no queda otra”.

En este sentido, la adaptación a la guardería deberá realizarse tanto para los hijos como para los propios padres. “Es bueno que vayan trabajando y madurando sobre esta cuestión desde el principio. Hay que partir de la pregunta: ¿queremos que nuestro hijo vaya a una guardería? ¿Cuáles son los puntos positivos? Y valorar las opciones”, comentó Silvia.

“Es importante que tenga presente que nadie va a querer a su hijo tanto como usted (su madre o su padre), pero sí que sus cuidadores lo van a cuidar muy bien. No olvidemos que son profesionales“, matizó.

Así pues, resalta que llevar a los niños a la guardería es una muy buena opción para los niños. Adquirirán una mayor autonomía, sus padres podrán reincorporarse a sus trabajos y, además, los pequeños aprenderán muchísimas cosas: desde socializar e interactuar con otros niños a estar muchísimo mejor preparados cuando vayan al colegio.

Otro consejo, pero no por ello el menos importante es el de ser comprensivos y ser muy empáticos.

No se quiere adaptar

En ocasiones, puede suceder que la adaptación a la guardería no marche como debiera. El niño ya debería hablar o hacer determinadas cosas que no está haciendo mientras que el resto de sus compañeros sí. En estas circunstancias, habrá que valorar detenidamente qué está sucediendo.

En estas edades, “tenemos que observar que el niño se está desarrollando correctamente y que está adquiriendo los principales hábitos”, sostuvo y añadió que “pueden darse casos de niños que tienen un pequeño retraso madurativo en el desarrollo“.

No obstante, para tranquilidad de los padres, “cuando hay un retraso madurativo en el desarrollo lo detectan muy bien desde las guarderías”.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter