Cáncer de seno: gánale con buena nutrición

La nutrición es importante para la salud en general, y el cáncer del seno no es una excepción. ¿Quieres saber qué tiene que ver el sobrepeso con el cáncer?

Enlace copiado
Cáncer de seno: gánale con buena nutrición

Cáncer de seno: gánale con buena nutrición

Enlace copiado

Estudios han indicado que el riesgo de padecer cáncer de seno está relacionado con el estrógeno y la progesterona producidos por los ovarios. Asimismo, las personas que padecen de obesidad pueden tener un riesgo de cáncer de seno, colon, endometrio, entre otros. De hecho, la Organización Mundial de la Salud sostiene que entre el 40 % y el 70 % de los casos de cáncer podrían evitarse con una alimentación balanceada y un estilo de vida más activo.

De acuerdo con Cecilia Martínez de Monroy, oncóloga clínica, el sobrepeso eleva los niveles de estrógenos. “Los estrógenos están relacionados al cáncer de mama; entonces, por eso se les pide a las personas que no han tenido cáncer que tengan una dieta balanceada”, explicó.

Asimismo, si se ha sobrevivido a un cáncer, aconseja “mantener un peso saludable, una vida activa y prestar aún más atención para llevar una alimentación equilibrada”. Por ejemplo, la experta señala que es importante agregar más proteínas y disminuir la cantidad de carbohidratos y grasa. Sin embargo, es importante destacar que el vínculo entre obesidad y cáncer no es de causa-efecto, ya que pueden intervenir múltiples factores; una alimentación variada solo reduce las posibilidades de la enfermedad.

“Tenemos casos de pacientes con cáncer que son atletas y hacen dieta, pero en ellas hay un factor genético que hace que, a pesar de que tengan vida saludable, les pueda dar cáncer”, reiteró Monroy.

Pacientes en tratamiento

La nutricionista española Anabel Aragón explicó a la agencia Efe que el manejo dietético nutricional en el tratamiento de quimioterapia es fundamental para la salud de los pacientes, su recuperación y su calidad de vida. La experta advierte que durante este proceso las pacientes se enfrentan a situaciones como la “falta de apetito, dificultad para tragar sólidos o líquidos, náuseas, vómitos, diarrea o la alteración en la percepción de sabores”. Por lo tanto, agrega que es importante detectar a tiempo el riesgo de malnutrición causada por cualquiera de estos factores y con la ayuda del dietista-nutricionista individualizar la dieta que mejor se adapte al paciente oncológico.

Lee también

Comentarios

Newsletter