Cartas a María

Leo su columna en Sacramento, California.  Mi hijo, de 13 años, va a asistir al funeral de uno de sus mejores amigos, y el dolor que está sintiendo es horrible, pues el chico murió por su propia mano.
Enlace copiado
Cartas a María

Cartas a María

Enlace copiado

María:   

Leo su columna en Sacramento, California.  Mi hijo, de 13 años, va a asistir al funeral de uno de sus mejores amigos, y el dolor que está sintiendo es horrible, pues el chico murió por su propia mano. Parece que él venía dando muestras de su intención de suicidarse desde hacía algún tiempo, pero nadie lo tomó en serio. 

Escribo esta carta a su columna con la esperanza de que los adultos que la lean recuerden permanecer alerta ante cualquier problema o conflicto que sus hijos pudieran estar enfrentando, que conversen con ellos y escuchen con atención lo que necesiten decirles, a modo de brindarles respuestas que les inspiren confianza y les ayuden a superar sus inseguridades y dudas.  

El suicidio es el trágico camino que los muchachos están tomando cada vez con mayor frecuencia para, obviamente, escapar de miedos y frustraciones, y no es posible que sigamos tolerándolo.  
Frank.
 

Estimado Frank:

¿Qué induce a un jovencito a tomar semejante determinación? Se cuentan por millares las respuestas con posibles motivos; sin embargo, sabemos que la causa verdadera solamente la conoció quien tuvo la valentía o cobardía de poner fin a su existencia. 

Que los padres de familia, maestros, la sociedad en general están obligados a cuidar con esmero la educación moral así como velar por la integridad física de los muchachos no se discute, pero ¿cómo adivinar que en el cerebro de un niño de familia que se dice “normal”  esté tomando forma la macabra idea de abandonar este mundo? Se dice que existen señales claras al respecto, pero evidentemente demasiado difusas para el ojo humano.  

Mis sentimientos personales acerca de tan trágico asunto son los suyos, y solo me queda invitarlo a que sigamos rogando a Dios porque nos envíe una luz para este oscuro misterio.

Gracias, Frank, por confiar sus inquietudes a Cartas a María.

------------ 

Estimados lectores, si desean que sus problemas salgan publicados, escríbanme a [email protected]
 

Tags:

  • Cartas a María

Lee también

Comentarios