Cocina con jícama

La jícama, que por lo general se disfruta con jugo de limón, sal y chile, sorprende y resulta deliciosa por su frescura y por su versatilidad culinaria.
Enlace copiado
Cocina con jícama

Cocina con jícama

Enlace copiado
Picada, en cubos, rebanadas, julianas, bastones, rallada y mezclada con frutas, vegetales y otros ingredientes como carnes y mariscos, la jícama es perfecta para utilizarla en ensaladas, tacos y frituras, entre otras.

Este tubérculo originario de México, donde también es conocido como papa mexicana o nabo mexicano, es rico en vitamina C, calcio, potasio, fósforo, hierro, fibra y carbohidratos; además, contiene cantidades mínimas de proteínas y lípidos, según el sitio Gastronomiaycia.

La jícama, que puede ser el acompañante perfecto para una parrillada de carne roja o blanca, tanto por sus propiedades nutritivas como por sus posibilidades en la cocina, es un ingrediente ideal para los contrastes crujientes y frescos.

Según expertos en gastronomía de la Academia Panamericana de Arte Culinario (APAC), este tubérculo puede ser saboreado crudo o cocido. “El sutil sabor dulce de este ingrediente lo convierte en una opción ideal como tentempié y en ensaladas en su forma cruda. Se puede usar en sustitución de la papa cocida, horneada o asada”, agregaron los expertos, quienes dicen que hornear una jícama entera es tan simple como hornear una papa, solo se pincha la piel con un tenedor muchas veces, se hornea durante una hora y luego se debe dejar enfriar por unos minutos para luego cortarla por la mitad y poder disfrutar de su pulpa.

Tags:

  • jicama
  • recetas
  • saladas
  • dulces
  • carne roja o blanca
  • vitamina c

Lee también

Comentarios

Newsletter