Lo más visto

Más de Mujer

Comer según los ritmos circadianos

El momento del día que se ingieren los alimentos es clave para tener un adecuado metabolismo y para la prevención de la obesidad y las enfermedades cardiovasculares, hablan los expertos.

Enlace copiado
Comer según los ritmos circadianos

Comer según los ritmos circadianos

Enlace copiado

La próxima vez que alguien le diga que desayune como un rey, almuerce como un príncipe y cene como un mendigo, no desestime este consejo de la sabiduría popular. Está relacionado con la crononutrición, que "tiene que ver no solo con qué y cuánto comemos sino en qué horas del día lo hacemos, porque incide en nuestros ritmos biológicos", según explica el médico José María Ordovás, de la Universidad Tufts, en Boston.

¿Y por qué es importante tener en cuenta la hora en que nos alimentamos? "Porque el metabolismo de las personas y su genoma funciona de acuerdo con los ciclos del día y de la noche", explica Ordovás, experto en nutrigenética y nutrigenómica.

Según dice, los ritmos del día, conocidos como ritmos circadianos, impactan en el estilo de vida de las personas y por eso hay las que sienten que se desempeñan mejor en la mañana que en la noche y son más activos en la jornada diurna. Se les llama alondras, porque les gusta madrugar y, por lo tanto, sus hábitos de alimentación y estilo de vida son diferentes a las que funcionan por preferencia o por obligación en la noche, que son del tipo búho.

"De ahí que el momento del día en que nos alimentamos incida en si nos sentiremos con la energía suficiente para rendir en nuestras tareas diarias y, por supuesto, en los trastornos de salud que se padecen con el tiempo", agrega Carolina Escobar, psicóloga de la Universidad Nacional Autónoma de México.

La importancia y clave

Tenemos ritmos y el que más se ha estudiado es el ritmo circadiano, relacionado con las 24 horas y que no solo es clave en la salud, sino también en la enfermedad.

Nuestro organismo está adaptado a ritmos, pero lo ignoramos; peor aún, no escuchamos nuestro cuerpo. Por lo general, que alguien sea más del tipo alondra o búho es algo que lo caracteriza a lo largo de su vida, pero hay imposiciones como el "jet lag" real (esa alteración en el organismo ocasionada por los viajes, y más si son constantes e involucran grandes distancias y cambios en los horarios y el clima), o el "jet lag" social impuesto por la sociedad, que nos lleva a cumplir reuniones y encuentros a horas en las que se acostumbran otras rutinas, como descansar o dormir, y que, por lo tanto, obliga a romper hábitos e ignorar lo que el cuerpo pide y necesita.

Tags:

  • Ritmos Circadianos

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines