Lo más visto

Más de Mujer

¿Cómo cuidar a un hijo ajeno?

Sin importar si se trata del hijo de tu pareja o tu sobrino, lo esencial es definir el rol que desempeñará el adulto que cuidará y educará al menor.
Enlace copiado
¿Cómo cuidar a un hijo ajeno?

¿Cómo cuidar a un hijo ajeno?

¿Cómo cuidar a un hijo ajeno?

¿Cómo cuidar a un hijo ajeno?

Enlace copiado
Si en alguna oportunidad has tenido que cuidar al hijo de tu pareja, tus hermanos o incluso un amigo, es importante que te plantees una estructura de educación; dado que en varias ocasiones, por no representar un lazo de consanguinidad, los menores tienden a tomar menos disciplina.

“Lo esencial es definir el rol que desempeñará el adulto que cuidará y educará al niño. La mejor forma de hacerlo es que el padre defina y delimite este rol frente al niño, a través de pláticas con él y en presencia de la persona que lo cuida”, explicó la psicóloga y directora del Centro PE y DE, Alejandra Rivera. Asimismo, añadió que parte de esto supone que se definan los límites y lo que se espera de la persona que los cuida y educa.

Pero, ¿qué hacer para que el niño no tenga resentimiento ante las llamadas de atención? La especialista comenta que si inicialmente la persona que cuida y educa al niño ha recibido del padre o madre la autoridad frente al niño y si el pequeño entiende que lo que le dice o le pide el adulto, es lo mismo que pide papá o mamá, esto evitará que se produzcan sentimientos de rechazo.

“Por otra parte, la forma en que el adulto hace los llamados de atención también es importante, y me refiero a que obviamente debe hacerse sin gritos o sin grandes exaltaciones, y menos sin ningún tipo de agresión, todo esto por supuesto queda de plano descartado. Se pueden hacer llamados de atención mostrando amor, cariño e interés por el niño”, añadió Rivera.

Autoridad

Desarrollar una excelente imagen de autoridad es muy importante, pues está claro que cuando un niño visualiza a su mentor como un ser a quien temerle, sin duda algo se ha hecho mal.

“La correcta autoridad se desarrolla con equilibrios, es decir, con firmeza y serenidad, siendo constantes en lo que decimos, y a la vez dialogantes, comprensivos, amorosos y motivadores”, expresó la psicóloga.

Sin embargo, en este proceso se dan diversos problemas y el más preocupante es cuando el niño no atiende indicaciones. Para solucionarlo, la directora del Centro PE y DE expone que lo mejor es hablar “sin usar amenazas para el niño, al contrario, lo mejor es simplemente trasladar a papá o mamá lo que haya qué decirles, pero siempre con una manera constructiva de hacerlo. Por supuesto que el padre debe accionar en consecuencia y hablar con el niño planteando todo lo que he relacionado respecto del depósito de autoridad, anticipación de conductas y consecuencias por los actos”.

Asimismo, hay algo que como padre no debes olvidar: “Si están a tu cargo, es tu responsabilidad”, incluso si no son tus propios hijos. El portal para padres de univision.com asegura que uno de los pasos más importantes es afianzar la comunicación. Por ello se recomienda que siempre que puedas discute tus lineamientos disciplinarios con los padres del otro niño y checa si comparten valores similares.

Respecto a los castigos, Rivera aconseja: “Abordar y hablar de consecuencias porque así enseñamos a los niños a tomar decisiones. Por ejemplo, si previamente le dijimos al niño algo que queremos de él con una explicación sencilla y entendible, y aun así no lo realizó, entonces le hacemos ver lo que le pedimos y que, por no haberlo hecho, su decisión tiene una consecuencia: no tendrá videojuegos, televisión o algo que le guste por un lapso de tiempo determinado”.

Tags:

  • hijos
  • ser padres
  • cuidar hijos
  • comunicación
  • disciplina

Lee también

Comentarios