¿Cómo cultivar el hábito de la lectura en los más pequeños?

El hábito de la lectura puede ser fomentado desde los primeros meses de vida, descubre cómo puedes lograrlo.
Enlace copiado
Guia Escolar y Back to School,Lectura

Guia Escolar y Back to School,Lectura

¿Cómo cultivar el hábito de la lectura en los más pequeños?

¿Cómo cultivar el hábito de la lectura en los más pequeños?

Enlace copiado
La motivación por la lectura comienza en casa, son las figuras de padre y madre  las que deben promover e impulsar el hábito si tienen el anhelo de que los hijos amen la lectura. Para consolidar tal objetivo es necesario que desde su nacimiento y si las posibilidades lo permiten, ambienten en la zona de juegos un área especial con libros de diferentes temas, tamaño, colores y texturas. 

“Muchos libros están diseñados para  cualquier edad. Al principio solo aparecen imágenes que van estimulando la imaginación y el vocabulario comprensivo (a nivel interno). Otros libros de historias o cuentos presentan un pequeño relato acompañado de ilustraciones de modo que los niños, al escuchar la lectura de la historia, puedan visualizarla. A medida que los niños van creciendo y comienzan sus años escolares, los libros contienen pequeños párrafos que son fáciles de leer de acuerdo a su edad”, explica la psicóloga y especialista en educación, Patricia Campos de López. 

TÉCNICAS

Con tanta tecnología a un clic, donde lo audiovisual y lo portátil prevalece, pareciera que la lectura no tiene mucho futuro; sin embargo fomentar el interés y el aprecio por la lectura es posible.
 
“Todo depende de que los niños, desde pequeños, vayan experimentando familiaridad con el mundo de los libros. Se pueden obsequiar libros cuyo contenido sea de su interés; por ejemplo, si están en la edad que les gustan los dinosaurios en lugar de regalarles uno de juguete se les puede obsequiar un libro relacionado o si tienen una caricatura preferida, en vez de darles un video con nuevos episodios, se les puede regalar un libro”, señala la profesional. 
 
Buena parte del éxito en este tema es hacer ver a los niños que los libros y que la lectura son algo interesante y divertido.
 
PUNTO DE ENCUENTRO

Un libro brinda diversidad de oportunidades, como la de ser el punto de encuentro y convivencia entre la familia. El niño puede leerlo en conjunto con sus padres y luego resolver preguntas sobre lo que ha leído.
 
“Esto no solo ayuda a fortalecer el vínculo familiar, sino que también permitirá que los niños se ejerciten en habilidades como la lectura compresiva. Los juegos de video, la televisión y los dispositivos móviles tienen el potencial de aislar a los niños de su entorno si no se establecen límites saludables para su uso”, señala Campos de López.
 
Otro factor importante que debe reforzarse con especial atención es el gusto por la lectura y no la imposición. La mayoría de personas adultas trata de imponer lo que considera “mejor” para los niños.
“Los primeros años de vida representan un tiempo de aprendizaje muy valioso, ahí se está formando su identidad y su comprensión sobre la vida, la mayor parte de ese aprendizaje vendrá de los modelos a su alrededor”, detalla la psicóloga.
 
Si un niño crece en un entorno donde hay libros, donde observa habitualmente a sus padres o las personas más cercanas leyendo, por imitación irá reproduciendo esos modelos y la lectura le resultará normal y conforme crezca será más fácil que aprecie el valor que ella trae consigo.

IDEAS
 
Para motivar la lectura puede hacerse un hábito de lectura de historias o cuentos y hacer de eso una rutina que espere con entusiasmo. También se pueden obsequiar libros de manera regular o llevarlos de paseo a bibliotecas o librerías.

Si ya son niños que pueden leer, no está demás preguntarles sobre lo que leen para fomentar la comprensión; también es posible animarlos a crear historias o cuentos a partir de una o varias imágenes.

La lectura no solo genera vínculos entre la familia, motiva la imaginación y la comprensión lectora, sino también permite que los niños disfruten de más personas y no crezcan aislados, con una pantalla frente a ellos.

PARA MOTIVARLOS A LEER

En las edades iniciales, los bebés aprenden por imitación, ver a su familia leer le motivará a hacerlo; también se les puede dormir con una rutina de lectura de cuentos, regalarles libros con sus temas favoritos, crear un espacio en casa para ir haciendo una biblioteca con sus libros y si ya leen se les puede preguntar sobre lo que están leyendo.

Tags:

  • regreso a clases
  • lectura
  • hábito de la lectura
  • estudiantes
  • estudios
  • regresoaclases

Lee también

Comentarios

Newsletter