Lo más visto

¿Cómo le digo a mi hijo que tengo cáncer de mama?

Si escuchar un diagnóstico como cáncer de mama es sumamente duro, ahora comunicárselo a los hijos es una fusión de sentimientos.
Enlace copiado
Enlace copiado
¿Se asustarán?, ¿se sentirán demasiado tristes? o ¿qué tanto les afectará? Son solo algunas preguntas que las madres, a quienes se les ha dado un diagnóstico de cáncer de mama, se pueden realizar.

“Como madre se teme que ellos se asusten tanto como ella al escuchar esa palabra tan maligna como la propia enfermedad. Pero se les debe decir con tranquilidad, fe y seguridad que se saldrá vencedora después de un largo tratamiento”, expresó la psicóloga de Infant Center, Rosemary Kattán de Santos.

A su vez, algunos especialistas comparten la idea de que si los hijos están muy pequeños es recomendable no decirles el mismo día que la madre se ha enterado. ¿La razón? Pues muchas veces es necesario asimilar y asegurarse de comprender al ciento por ciento el diagnóstico. Sin embargo, es primordial que se hable con la verdad.

“Los hijos deben saber qué es el cáncer de seno, cuál es el tratamiento a seguir y sobre todo encontrar en ellos amor y fuerzas para luchar cada día”, compartió De Santos.

¿Por qué es tan importante hablar con la verdad? La respuesta es muy simple: todo gira alrededor de la confianza y si ese punto está solventado, el proceso será menos complicado. Pues si crees que ocultando información lograrás ahorrar sentimientos encontrados, la respuesta es no. Contrario a eso, solo alejaras a tu hijo del concepto de familia unida.

En caso que no se hable con la verdad, los niños al notar que algo extraño está pasando intentarán escuchar las conversaciones de los adultos y al enterarse, sin duda el daño será más traumático.

Para iniciar a contar la noticia puedes arrancar con: “Tengo que contarles una noticia. No es una buena noticia, pero con el tiempo será mejor”. Y así explicarles poco a poco cómo es el proceso del cáncer de mama, “tengo un bultito en mi pecho y tienen que quitarlo, pero para eso hay que seguir un procedimiento”. Asimismo, coméntales los resultados esperados de los procedimiento y cómo esperas regresar a la normalidad.

Recuerda que seguramente recibirás varias preguntas, como: Mamá, ¿ese bultito crecerá otra vez?, ¿te dolerá la operación? Mientras respondes, asegúrate de hacerlo con paciencia.

“Es importante ser empáticos con los niños y comprender sus dudas, temores y preocupaciones; por lo que se recomienda hablar del tema abiertamente en casa y con las palabras que ellos comprendan. La madre debe estar tranquila para enfrentar todo el tratamiento, por lo que toda la familia pueden ayudar brindándole amor y compañía”, dijo De Santos.

Papá

Además, sin duda, el papel de papá es uno de los más destacados en el proceso. “El padre en este caso juega un papel fundamental, ya que dependiendo de la edad de los hijos, su necesidad de seguridad será mayor. Cuanto más pequeños sean, un diagnóstico en las primeras fases de la enfermedad tiene sin duda un mejor pronóstico de cura; pero cuando la detección es en una fase avanzada muchas veces lleva a la muerte y el hijo debe de saber que cuenta con su padre”, expresó la psicóloga.

Tags:

  • rosemary kattán de santos
  • psicóloga
  • infant center
  • hijos
  • cáncer de mama
  • ser padres

Lee también

Comentarios