Consejos para mejorar el matrimonio (o por lo menos intentarlo)

No importa si eres recién casado o si tienes hijos adultos, lo importante es que el matrimonio tiene que estar alimentándose constantemente para mantener vivo el amor.
Enlace copiado
Enlace copiado
A continuación te presentamos algunos consejos matrimoniales que pueden ayudarte a ti y a tu cónyuge a disfrutar o mejorar la felicidad conyugal.

No seas un mártir. Aprende a comunicar tus necesidades. Por ejemplo: "Estoy a punto de desmayarme, ¿podrías hacer dormir a los niños esta noche?". Si te quejas todo el tiempo, tu cónyuge dejará de prestarte atención y después intentará evitarte.

Alienta a tu pareja con cumplidos sinceros; nunca, nunca lo critiques, solo usa palabras positivas.

Sé alegre y ten un buen sentido del humor. Aprendan a reír juntos y disfrutar del tiempo en pareja.

Decidan cómo manejar las cuentas del hogar. Sean prácticos y estén dispuestos a discutir abierta y libremente las finanzas sin ocultar nada. Comprométanse a pagar todas sus deudas y a aprender a vivir de acuerdo a sus ingresos.

No guardes rencor. Sé el primero en decir que lo sientes, incluso cuando sea difícil tragarte tu orgullo. Haz un esfuerzo para suavizar la situación. Pon tu matrimonio y los sentimientos de tu cónyuge en primer lugar.

Hazle una carta de amor a tu pareja de vez en cuando, sin ninguna razón en particular.

Ama a tu cónyuge por completo. Tal vez tu esposa tenga canas y algunas arrugas, o tu esposo sea calvo y esté un poco pasado de peso. Aprende a valorar a tu pareja por quién es y permanece fiel a su compromiso matrimonial.

Demuéstrale a tus hijos que tu matrimonio está primero que ellos: Cuando tus hijos noten tu devoción y respeto por el otro, el sentido de seguridad de tus hijos aumentará.

Salgan juntos a solas una vez a la semana.

Ayuda a que tu pareja se sienta lista para tener intimidad. Tener intimidad en el matrimonio es algo muy especial. Ayuda con los quehaceres del hogar y a acostar a los niños antes de intentar estar a solas con tu pareja.

No critiques a la familia de tu cónyuge, no importa que tan "especiales" puedan ser. El quejarte con tu cónyuge acerca de su familia puede causar mucha fricción.

Oren juntos: Consideren a Dios como el tercer socio en vuestro matrimonio.

No hables mal de tu cónyuge con otros. Compartir información personal o íntima, o quejarte de tu esposo con tus amigos es inapropiado y una violación de la confianza.

Cuida de ti mismo y de tu aspecto personal. El hecho de estar casado no te da permiso para que te vistas mal.

Deja que tu pareja duerma. Toma un turno extra si hay un recién nacido, levántate a contestar esa llamada telefónica en la noche y no tires la puerta cuando salgas por la mañana.

Escucha los problemas de trabajo de tu cónyuge.

Recuerden que ustedes están en una asociación de igualdad. Eso significa que los dos tienen voz y voto en la crianza de los hijos, decidir si comprar un auto nuevo, asuntos del hogar y otras decisiones importantes.


Tags:

  • consejos
  • matrimonio
  • pareja
  • conyugue
  • compartir
  • hogar

Lee también

Comentarios

Newsletter