Control preconcepcional

Hablamos del control o preparación previa al embarazo, no lo que tradicionalmente conocemos como control prenatal, en cuyo caso la paciente ya está embarazada y lo que se prepara es el parto y desarrollo del embarazo mismo.
Enlace copiado
Control preconcepcional

Control preconcepcional

Control preconcepcional

Control preconcepcional

Enlace copiado
Como podrá entenderse, prepararnos para un embarazo sería más conveniente con lo que tendríamos un control prenatal con menos riesgos y por consiguiente un embarazo y parto más exitoso.

Aprovecho este medio para hacer hincapié en algo que generalmente pasa desapercibido y por qué no decirlo carece de importancia para la gran mayoría. Así como preparas hasta el último detalle a la hora de la boda o ahorras y planificas para la casa donde quieres vivir, no te parece que tener tus hijos debe merecer un poco más de atención.

Pues bien, la esencia del control preconcepcional radica en saber si tus condiciones físicas, emocionales y de salud están en óptimas condiciones para tener un embarazo sin muchos sobresaltos. Lo primero será la visita a tu ginecólogo de confianza sin dejar de protegerte de un embarazo, ya que tendrás que esperar que el profesional de la salud te autorice para dejar el método de planificación que utilizas. No debe tratarse de esperar a ver si me embarazo o no, como dice el refrán “a Dios rogando y con el mazo dando”. Debemos ser responsables y no dejarle todo a Dios porque por eso Él nos dio inteligencia para tomar las mejores decisiones.

Tu médico te preparará con ácido fólico por espacio de dos a tres meses, te hará análisis generales, como verificar que no tengas anemia, infección de vías urinarias, parásitos, que tu citología esté normal, etcétera.

Por supuesto que cada caso se individualizará y se revisarán de acuerdo con cada paciente. Aquellas pacientes que ya adolecen de alguna enfermedad, como diabetes, hipertensión arterial, hipotiroidismo, convulsiones o cualquier otro padecimiento, deberán tener el visto bueno del especialista en cada caso en particular y no deberías osar embarazarte si estás descompensada porque tu futuro y el de tu bebé depende mucho de esto.

La obesidad, algo que ha aumentado en gran medida entre nuestras pacientes, debería ser controlada antes del embarazo por la morbilidad que esta incrementaría al desarrollo de la gestación.

Sin darle tantas vueltas al asunto parece obvia la importancia del control preconcepcional.

Tags:

  • embarazo
  • control
  • prenatal
  • preparación

Lee también

Comentarios

Newsletter