Cuando la competencia afecta

El deseo de competir existe en todas las áreas de la vida, se compite por amor, honor, valentía o por ver simplemente quién es el mejor en algo. El ser humano es competitivo por naturaleza, ¿pero qué pasa cuando compites con tu pareja?
Enlace copiado
Enlace copiado
Alcanzar metas es una característica de la competencia, esta característica también se hace presente en las relaciones de pareja. Sin embargo, cuando no se maneja de la manera adecuada, la competencia se vuelve una rivalidad que destruye. En este sentido, se debe poner énfasis en los aspectos negativos y cómo equilibrar esta situación.

Los efectos negativos de establecer una relación basada en la competencia no es lo más sano, pues como pareja tienden a estar menos interesados en el avance del otro, poniendo prioridades o intereses particulares por encima de la contraparte, además de volverse un hábito que le resta valor al otro miembro.

Por otro lado, las parejas competitivas tienden a subestimar la ayuda del otro y a restarle importancia a las cualidades con las que cuenta su pareja. Usualmente, la competencia puede volverse en un asunto de señalar a un ganador y perdedor.

En definitiva, competir con la persona que has elegido para compartir la vida puede afectar el crecimiento como pareja, pues uno se ve estancado. Además que no es sano para ninguno, pues se trata de construir entre ambos, no restar a la relación.

¿Cómo lograr el equilibrio?

Martha López, psicóloga, menciona cómo lograr el equilibrio cuando detectas en tu relación el sentimiento de competencia.

Comiencen a realizar proyectos juntos en los que ambos puedan participar y fomenten el compañerismo y la reciprocidad.

Evalúa qué hay detrás de las actitudes competitivas de tu pareja, muéstrale distintas formas de enfrentar problemas y lograr metas.

Nunca olvides las cualidades por las que te enamoraste y decidiste compartir tu vida, valora lo que tu pareja te ofrece.

Habla con tu pareja sobre lo que ambos pueden aportar a la relación y cuáles son sus expectativas.

Pongan claro las prioridades profesionales y laborales de cada uno.

Recuerda que tener liderazgo en la relación no implica ver al otro como un enemigo o rival al que tienes que superar.

Estudios demuestran que el tener objetivos en pareja y hacer el esfuerzo entre los dos para lograrlos aporta más bienestar y felicidad a tu relación que realizar una victoria individual.

Recuerda que uno de los aspectos más importantes para mantener una relación está relacionado con sentimientos de admiración, apoyo mutuo, respeto y colaboración, antes que de competencia.

Tags:

  • competencia
  • rivalidad
  • pareja
  • equilibrio
  • bienestar

Lee también

Comentarios

Newsletter