Cuando perder es una opción

En un juego existe la opción de perder y a veces los niños tienen problemas para asimilarlo. Los padres deben ayudar al pequeño para que aprenda a aceptar esto de la mejor manera para su bienestar.
Enlace copiado
Si tu hijo es de los que se enoja cuando pierde, si abandona el juego o hace trampa, si se entristece e incluso se vuelve agresivo, te está diciendo a gritos que necesita ayuda para aprender a perder.

Si tu hijo es de los que se enoja cuando pierde, si abandona el juego o hace trampa, si se entristece e incluso se vuelve agresivo, te está diciendo a gritos que necesita ayuda para aprender a perder.

Cuando perder es una opción

Cuando perder es una opción

Enlace copiado
En la mayoría de casos los padres educan a sus hijos para ganar siempre en los juegos, por eso cuando el niño recibe la otra cara de la moneda y pierde puede ser frustrante y reaccionar de formas inadecuadas. Enojos, insultos y retirarse del juego son algunas de las posibles actitudes.

Por ello resulta oportuno que los padres de familia ayuden a sus hijos a comprender que perder es una opción y cuando esto le sucede su reacción no debe ser negativa, ya que se trata de una de las posibilidades.

“Si lo padres son observadores y están al pendiente de sus hijos en esta interacción lúdica podrán notar si sus hijos poseen buena tolerancia a la frustración o no. Esto lo pueden notar cuando sus hijos se desesperan por su turno o cuando no saben manejar el hecho de perder y hacen berrinche”, dijo el psicólogo Rafael Franco.

Estar pendiente del comportamiento del niño en este tipo de actividades permite al padre darse cuenta de si su actitud es adecuada o si con esta interrumpe el desarrollo normal del juego y, ante esto, tomar acciones.

“Siendo el juego una situación segura y de aprendizaje, los padres pueden incidir en el aprendizaje de estrategias que favorezcan el manejo del estrés que implica que las cosas no sucedan como los niños desean”, añadió el especialista.

Las estrategias para que el niño acepte que no siempre obtendrá el resultado que espera son desde educarle para disfrutar del juego en sí mismo, sin que el fin sea el resultado final. Además debe existir respeto para todos los participantes de una actividad, ya sea que lleva la ventaja o no.

Como en otros aspectos educativos, el ejemplo de los padres es uno de los grandes formadores de las actitudes de los niños. Ellos muestran en primer lugar cómo se reacciona ante determinadas situaciones, por ejemplo cuando se trata de ganar o perder.

Tags:

  • padres
  • hijos
  • perder
  • educar
  • jugar
  • amigos
  • respeto

Lee también

Comentarios

Newsletter