¿Debo animar a mi hijo a defenderse pegando?

Ante casos de acoso, muchos padres se plantean esta pregunta. Pero para los expertos, la violencia no es la respuesta adecuada.

Enlace copiado
¿Debo animar a mi hijo a defenderse pegando?

¿Debo animar a mi hijo a defenderse pegando?

Enlace copiado

Los expertos son conscientes de que todos los padres lo han hecho en algún momento. Quién no ha pensado y le ha dicho, “hijo, pues si te pega, pégale tú también”. “Es lógico y entendible que los padres en algún momento cuando están sufriendo una situación en casa de acoso lleguen a esta solución. A animar al niño a que le pegue a otros. Que responda con violencia. Pero no es lógico pensar que vaya a solucionar algo”, explica Guillermo Fouce, presidente de Psicología Sin Fronteras y vocal de intervención social del Colegio de Psicólogos de Madrid. “Hay que ser conscientes de que no es la solución”, reitera, “que la violencia genera violencia. Y que en la lucha siempre hay un ganador y un perdedor”.

“Esto, además, puede ser muy destructivo para el niño acosado. En primer lugar, normalmente el acosador no actúa solo, por lo que la pelea puede ser fatal”, añade el experto. “Hay que actuar sobre el entorno del niño, sobre los profesores, el colegio y los padres que son los que deben proteger a la víctima, a ese niño acosado”.

Por ello se recomienda siempre estar en contacto directo con los maestros para ver si existe algo que no anda bien en las relaciones de sus hijos dentro de la escuela.

“La respuesta a la violencia no es la violencia. El objetivo es conseguir que el niño se defienda de forma asertiva. Es decir, por ejemplo, que alce la mano cuando le estén pegando y diga frases como ‘para’, ‘no me gusta’ o ‘me haces daño’. Pero este comportamiento no tiene todas las garantías ”, cuenta también Carmen Cabestany, profesora de Secundaria y secretaria de la Asociación No al Acoso Escolar.

“Muchos niños acosados”, continúa la experta, “son incapaces de pegar a su acosador”. El perfil de un niño acosado se suele caracterizar por la timidez, la baja autoestima, rabia, la vergüenza y la tristeza. “Y esto hace que la mayoría de las veces, este no se pueda defender”, argumenta Cabestany.

“¿Estás seguro? ¿Qué pasa, que no te sabes defender?”. Los padres debemos ser cuidadosos cuando intentamos ayudar a nuestro hijo acosado. “No perder los nervios, creer al niño que está sufriendo y actuar con tranquilidad”, prosigue la experta.

El problema para esta profesora es que no todos los protocolos de actuación funcionan correctamente y “no se protege al niño acosado”.

Se recomienda en estos casos acudir a un especialista con el apoyo de los padres, para que el menor se sienta protegido. También ayudará hablar con los padres del niño acosador, para que también instruyan a su hijo por el camino del respeto. El camino no es fácil, sin embargo, si tu hijo siente tu apoyo y comprensión, el proceso será exitoso.

Lee también

Comentarios

Newsletter