Lo más visto

Más de Mujer

Descubre el mundo con un porqué

Entre los tres y los cinco años de edad los pequeños pasan por una fase en la que bombardean a sus padres con muchos porqué. Ellos conocen el mundo de esa forma.
Enlace copiado
Descubre el mundo con un porqué

Descubre el mundo con un porqué

Enlace copiado
¿Cuántos adultos han dicho en más de alguna ocasión que les gustaría tener la capacidad de admirarse por las pequeñas cosas, como lo hace un niño? Esas pequeñas cosas por las que un niño se admira también le traen muchas interrogantes, es entonces cuando aparecen preguntas como ¿por qué las nubes se mueven?, ¿por qué debo comer tres veces al día?, ¿por qué a los árboles se les caen las hojas?, ¿por qué los perros ladran?, y muchas otras.

Es una etapa en la que el niño comienza a descubrir el mundo, y sucede normalmente entre los tres y los cinco años de edad. “Este bombardeo de preguntas es una fase, así como pasó por la etapa de gatear antes de caminar. Normalmente va acompañada de la fase de escolaridad, en donde se empieza a desarrollar más y a tener más experiencias sociales”, explicó el psicólogo Boris Barraza.

Ante las preguntas de los niños, los padres de familia deben dar una respuesta acorde a su capacidad de comprensión en ese momento. Para Barraza, una forma de hacerlo es preguntarle ¿por qué quiere saber eso?, de esa forma la explicación irá más encaminada a los intereses.

También recomendó que las respuestas sean simples y directas, para evitar confusiones., se les debe de hablar claro,“A las preguntas de los niños siempre se debe responder, y responder bien, porque, para los pequeños, lo que los papás digan se convierte en una verdad incuestionable”, aseguró.

Preguntas complicadas

Hay preguntas que pueden complicar al padre o a la madre, ya que no son cosas que manejen o requieren una respuesta más especializada. Por ejemplo, ¿por qué los carros expulsan humo cuando van en marcha? o ¿por qué los tomates son rojos?, si no tiene una respuesta inmediata o duda de si es la respuesta correcta, puede decirle a su hijo que no sabe, pero que lo investigará y después le dirá lo que desea saber. Y no deje de hacerlo.

En esta fase en la que la curiosidad de los pequeños comienza a florecer debe evitar perder la paciencia, ya que le enviará un mensaje negativo. Puede pensar que hacer preguntas es malo y que, por ende, no debe hacerlas.

Ser paciente es una meta que papá y mamá se deben de poner día a día, porque siempre habrá nuevas preguntas, algunas complicadas, quizás, otras le pueden parecer impertinentes, lo cierto es que es una maravillosa etapa en la que descubre el mundo con un porqué y quién mejor que usted para darle la respuesta.

Tags:

  • educacion
  • preguntas
  • niños
  • hijos
  • padres de familia

Lee también

Comentarios