Dieta mediterránea y el corazón

Enlace copiado
Enlace copiado
<p> Dr. José Gutiérrez</p><p>Nutriólogo</p><p></p><p>En el mes de septiembre se conmemora el día del corazón con el objeto de que tomemos conciencia de un problema que, aunque es muy conocido, no ha disminuido con el tiempo. En la actualidad, incluso las mujeres y los adultos jóvenes ya se encuentran entre los grupos de riesgo debido al aumento dramático de los infartos y problemas cardíacos asociados, debido al consumo de alimentos ricos en grasas y azúcares, y a un estilo de vida estresado y con poca actividad física.</p><p>Desde hace muchos años se sabe que una alimentación sana puede hacer la diferencia y reducir las enfermedades del corazón. La dieta mediterránea es un ejemplo de ello, ya que sus componentes reducen notablemente el riesgo de padecer de hipertensión arterial, diabetes, infartos y aumento de colesterol.</p><p>La dieta mediterránea se caracteriza por formar parte de un estilo de vida y cultura, que a pesar de las variaciones en alimentos y gastronomía, es compartida por diversos países europeos tales como España, Italia, Francia, Grecia y otros. En términos generales, se caracteriza por el alto consumo de vegetales, frutas frescas, frutos secos, semillas, cereales y harinas integrales, y aceites saludables (el aceite de oliva); y por el consumo moderado de productos lácteos enteros (altos en grasas), huevo, y carnes blancas como el pollo y el pescado (con abundancia de pescados ricos en omega 3 como el atún, salmón y sardina), así como por el bajo consumo de carnes rojas, harinas blancas y grasas saturadas.</p><p>Esta dieta es capaz de modificar cuatro aspectos importantes: reduce el colesterol malo (llamado LDL por los médicos), mejora la función de las paredes de los vasos sanguíneos con lo que se reduce la presión arterial, y disminuye la probabilidad de formar coágulos o placas de colesterol que obstruyan nuestras arterias. Por ejemplo, si usted consume a la semana un promedio de dos cucharadas de aceite de oliva, y dos raciones de pescados ricos en omega tres, puede lograr una caída hasta del 40% en el riesgo de enfermedad coronaria e infartos, y esto aplica incluso en personas que ya tuvieron algún infarto o angina.</p><p>Con el tiempo, los estudios a gran escala se unen a estos hallazgos, y me parece interesante finalizar el artículo con la reflexión de que si usted ya tiene factores de riesgo como los mencionados anteriormente piense en estas cifras: expertos afirman que la dieta mediterránea reduce en 8% la mortalidad de cualquier causa, en 10% la producción de un derrame cerebral o infarto cardíaco, en 6% el riesgo de cáncer, etcétera. Por lo tanto, “los mejores médicos del mundo son: el doctor dieta, el doctor reposo y el doctor alegría”.</p><p></p>

Tags:

  • mujer
  • salud

Lee también

Comentarios

Newsletter