Disgrafía, un trastorno infantil con solución

La disgrafía es un trastorno específico del aprendizaje que afecta la escritura. Descubre a continuación si tu hijo lo padece y qué puedes hacer. Recuerda que los padres son los guías principales.
Enlace copiado
Enlace copiado
El término disgrafía se utiliza para referirse al trastorno de la escritura. Este afecta a la forma o al contenido escrito de los menores, manifestado por diversas dificultades en la expresión escrita. Sin embargo, el trastorno se presenta en niños que no muestran problemas intelectuales, neurológicos, sensoriales, motores, afectivos o sociales.

“Dentro del proceso de adquisición de la escritura es común y normal encontrar dificultades en el desarrollo de la misma, sin embargo, al observar que el niño mantiene dificultades más grandes respecto de los demás compañeritos, podríamos estar frente a un trastorno y dejar de ser un problema madurativo”, expresó la psicóloga Alejandra Rivera del Centro PE yDE.

El portal psicodiagnosis.es menciona algunas características comunes para detectar la disgrafía en los niños. En este punto se señalan dos tipos de síntomas relacionados. Los primeros son los denominados signos secundarios globales, los cuales comprenden la postura inadecuada o soporte incorrecto de lápiz, bolígrafo o colores; mala presión del mismo o velocidad de escritura excesivamente rápida o lenta. Y luego se encuentran los síntomas específicos, en los cuales se encuentran las letras inclinadas, deformes, con excesivo espaciado entre letras, tamaño de letras demasiado grandes o pequeñas o letras simplemente irreconocibles.

Si tu hijo padece disgrafía podrían verse afectadas sus habilidades académicas, socio emocionales (donde los menores muestren severos episodios de frustración) o las habilidades cotidianas como jugar un juego de mesa.

La especialista Rivera expone que si se sospecha que su hijo padece disgrafía, es importante que reciba ayuda de un especialista; a su vez, los padres pueden formar parte de este proceso terapéutico (mira en el cuadro algunos consejos que brinda la especialista).

“Durante el proceso de ayuda hacia su hijo, conviene no forzar ni mostrar frustración, molestia y menos enojo por las limitaciones que presenta el niño, porque no debemos crear una situación adicional de estrés, ya que no contribuimos a que el aprendizaje se vuelva una buena experiencia”, expresó la especialista.

Las causas de dicho trastorno no son tan evidentes, sin embargo se cree que se debe a la mala organización de la información en la mente.

Tags:

  • disgrafía
  • psicóloga
  • alejandra rivera
  • transtorno de la escritura
  • ser padres

Lee también

Comentarios

Newsletter