Dos formas de disfrutar el yogur

El yogur es un alimento suave y saludable que lo pueden comer pequeños y grandes y agregarlo en preparaciones frías y calientes.
Enlace copiado
Dos formas de disfrutar el yogur

Dos formas de disfrutar el yogur

Enlace copiado
Existen muchas razones para disfrutar de este alimento suave y delicioso. A continuación te damos algunas de ellas y algunas recetas para disfrutar de su sabor. Se digiere más fácil que la leche, ya que la lactosa se encuentra predigerida y por eso es un buen recurso para incluir lácteos progresivamente en las personas que no toleran correctamente la lactosa.

Es fuente de proteínas de alto valor biológico, es decir, es proteína de origen animal, por lo que su calidad es alta. Por lo tanto, es un buen recurso para incluir proteínas en la dieta de los más pequeños.

Favorece el funcionamiento intestinal, pues mantiene la flora bacteriana propia del intestino y ayuda a restablecerla cuando este es afectado por alteraciones gastrointestinales.

Es una excelente fuente de calcio, fósforo y magnesio, minerales que no pueden faltar para mantener el sistema músculo-esquelético en perfectas condiciones.

Constituye un buen recurso para calmar el apetito, debido a que su alto valor proteico induce mayor saciedad, ya que sus proteínas deben digerirse en el estómago y por eso lo mantienen ocupado.

Batido de mango y yogur

Ingredientes:

3 mangos

4 yogures naturales

1 ramita de menta

El jugo de dos naranjas

Cubitos de hielo

Preparación:

Pela los mangos, corta la pulpa en trocitos, retirando los huesos, y disponla en el vaso de la licuadora junto con los yogures y el jugo de naranja. Tritura hasta obtener un batido cremoso y homogéneo; cuando tenga esta consistencia reparte el batido en seis vasos o copas, añade los cubitos de hielo y sirve enseguida, decora con menta y sirve. Lo puedes decorar también a tu gusto y creatividad.

Crema de zanahoria y yogur

Ingredientes:

4 zanahorias

1/4 cebolla picada

2 1/2 tazas de caldo de pollo

2/3 taza de yogur natural

1 cucharada de mantequilla

Sal y pimienta al gusto

Preparación:

Derrite la mantequilla en una cacerola, añade la cebolla y cuando esté acitronada agrega la zanahoria, previamente pelada y picada, baja el fuego y cocina sin dejar de mover para que se impregne la grasa. Incorpora el caldo y el yogur cuando suelte el hervor y la zanahoria esté suave, retira del fuego. Licua la mezcla anterior para hacer una mezcla homogénea, vacía en el recipiente, sazona con sal y pimienta y llévala al fuego de nuevo y cocina hasta que espese ligeramente. Sírvela acompañada con crutones y decora con ramitas de cilantro a tu gusto.

Tags:

  • tomate
  • recetas
  • alimento suave
  • facil de disfrutar
  • leche
  • lactosa
  • yogur

Lee también

Comentarios

Newsletter