Educar con igualdad crearía una nueva generación

Las ideas sexistas al momento de educar están muy arraigadas en sociedades como la nuestra; sin embargo, hacer pequeños cambios en la formación puede desencadenar una generación comprometida con la igualdad de género.
Enlace copiado
Enlace copiado

planb[email protected]

Educar con igualdad es esencial para las nuevas generaciones. Según datos de El País Internacional, el estereotipo de género es interiorizado por los niños a partir de los 10 años de edad y las niñas se perciben menos inteligentes que los niños a partir de los seis años. ¿Qué estamos haciendo mal?

La psiquiatra Margarita Mendoza Burgos explica que caemos en ideas sexistas desde el hogar. “Estas ideas son aquellas en las cuales los individuos están claros que hay ciertas actividades, profesiones, palabras, danzas y libertades que solo son para cierto sexo”, agrega.

El psicólogo y especialista en temáticas de investigación social el entorno de masculinidades Jorge García asegura que el principal factor de la educación sexista es el factor ideológico que naturaliza la diferencia a partir de los sexos. “La supuesta naturalización de la diferencia de sexo, ahora de género, legitima la discriminación, el sometimiento y la opresión”, señala García.

Ante esto, muchos estudios indican que es importante tratar de evitar someter a los hijos a roles sexistas desde temprana edad, incluso desde el vientre de la madre.

Igualdad

La Organización de Naciones Unidas (ONU) establece que en todas partes del mundo, las mujeres y las niñas deben tener los mismos derechos y las mismas oportunidades, y deben poder llevar una vida libre de violencia y discriminación.

García explica que para inculcar la educación con igualdad esto “implica esfuerzo conjunto por parte de cada actor social”.

Por ejemplo, decirle a un niño que únicamente él puede conducir un vehículo de carrera, implicará que él se sienta más listo que las mujeres y ahí se cae en el error.

Ante ello, la especialista Mendoza Burgos destaca que uno de los mayores obstáculos que se tiene como sociedad para que los menores se formen de una forma inclusiva son los conceptos errados de los padres o incluso de otras personas.

“En la formación las frases que se deben evitar son: ‘en esta casa, las niñas son las que barren y los varones los reyes de la casa’ o ‘a los niños no hay que hacerles cariño’”, expuso.

“Como padres podemos promover un discurso inclusivo dándoles tareas iguales a todos, dejándoles decidir sus actividades sin importar el sexo, disciplinando por igual y dando libertades por igual. Sin caer en cosas como ‘las niñas en casa y los niños pueden salir a donde quieran’. Para eso es importante que a ambos sexos se les hable de valores y de prudencia en sus actividades y decisiones”, dijo Mendoza Burgos.

Pero, ¿cómo los padres se pueden librar de estereotipos? “Solamente a base de esfuerzo, y de tomar en cuenta nuestros propios criterios, lo cual se vuelve difícil en una sociedad tan influenciada por ‘el qué dirán’”, concluyó la psiquiatra.

Lee también

Comentarios

Newsletter