Ejercitarse ¿descalzos?

Tener los pies al aire mientras haces ejercicio brinda muchos beneficios que seguramente desconocías. Conoce por qué no debes usar zapatos cuando entrenas.
Enlace copiado
Enlace copiado
Hacer ejercicios descalzo permite que los músculos del pie y tobillo se fortalezcan, optimizando el rendimiento de los movimientos y dándole al cuerpo una mayor facilidad de integración, cosa que con los zapatos es complicada porque estos reducen la flexibilidad y equilibrio.

Realizar ejercicio descalzo se ha convertido en una nueva tendencia en el mundo del “fitness”, a pesar de que en realidad lo hemos estado haciendo durante miles de años. Ejemplo de eso fue Bikila, el primer atleta africano en ganar una medalla dorada en los Juegos Olímpicos, un logro que alcanzó corriendo descalzo los 42 km de la maratón en los juegos de Roma en 1960.

Científicos de las universidades de Virginia y Colorado, en Estados Unidos, junto con expertos de la compañía JKM Technologies, han demostrado que hacer ejercicio descalzo es sumamente saludable.

Beneficios de esta práctica El estudio, publicado en la revista de la Academia Americana de Medicina Física y Rehabilitación, menciona los siguientes beneficios: Ayuda a fortalecer los músculos del pie y el tobillo, permitiendo que el cuerpo realice una mayor integración y corrija el desequilibrio en los movimientos. Se desarrolla más fuerza en los músculos de los pies, piernas y caderas. Esto significa una mejoría en la forma de andar, más agilidad y equilibrio. Las fuerzas de torsión articular son menores cuando se corre sin tenis. Estar descalzo aumenta la conciencia del cuerpo a escala de integración, al permitirle trabajar las sutilezas de equilibrio. Las fuerzas de rotación que se generan sobre las rodillas y las caderas cuando se corre sobre una cinta rodante con los típicos tenis de deporte son distintas y sobre todo mayores. Esas fuerzas de rotación en las articulaciones pueden contribuir a las lesiones osteoarticulares que provocan muchas veces síntomas dolorosos en los corredores habituales. Si piensas hacer ejercicio sin zapatos, toma en cuenta que debes comenzar poco a poco: primero camina descalzo en tu casa varios minutos al día para fortalecer los músculos en los pies y en los tobillos. Notarás que la piel de planta del pie se hará más dura, espesa y resistente, y así quedará lista para ejercitarte descalzo durante más tiempo y sin que ello duela tanto. ¡Adelante!

Tags:

  • descalzo
  • ejercitarse
  • ejercicios
  • talones
  • fitness

Lee también

Comentarios

Newsletter