Lo más visto

Más de Mujer

El acné no tiene edad

El acné es una de las afecciones dermatológicas más comunes, se calcula que un 80 % de las personas entre 11 y 30 años pueden tenerlo en algún momento de su vida.
Enlace copiado
Enlace copiado
La dermatóloga Constanza Bahillo, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología, asegura que esta es una “enfermedad multifactorial”, ya que intervienen diversos elementos en su aparición, por ejemplo:

El principal es el hormonal debido al exceso de andrógenos que son las hormonas masculinas y hacen que aumente el sebo, la grasa en la piel.

Hay una obstrucción del folículo piloso, esto hace que se inflame y se formen espinillas.

Se produce una colonización elevada de una bacteria denominada “Propionibacterium Acnes”, esto da lugar a una mayor inflamación y a diversas lesiones de acné.

Diferentes niveles de gravedad dentro del acné

La doctora explica que el nivel de gravedad depende de si los factores anteriores “se encuentran en un mayor o menor grado”. Alega que cuando la alteración hormonal es más alta, la afección es más grave y en los acnés más severos también existe una asociación genética.

“Es importante acudir al médico no sólo cuando uno ya no pueda luchar contra la afección en la piel, sino también en acnés más leves, ya que el dermatólogo dará pautas de higiene y cremas para ir mejorando el acné con el objetivo de que vaya desapareciendo cuanto antes”, afirma la dermatóloga.

En acnés más complicados, se debe acudir al médico “antes de que la inflamación vaya a más, perdure en el tiempo y puedan dejar cicatrices permanentes“.

La escala de gravedad

La doctora Bahillo aclara que existen escalas donde se diagnostica a los pacientes con imágenes que valoran: grados del 1 al 4 a nivel facial y grados del 1 al 3 a nivel torácico, en el pecho y espalda.

“Es una escala muy visual y fácil de aplicar en la consulta. Con el paciente delante es sencillo clasificar qué grado tiene de acné y en consecuencia de eso, aplicar un tratamiento u otro”, sentenció.

Añadió que tras el tratamiento son muy importantes las visitas posteriores para comprobar la mejoría y la eficacia que está teniendo en el paciente.

Tratamientos

La dermatóloga explicó que el acné se trata de diversas maneras:

Tratamientos tópicos, aquí cada vez hay mayor eficacia en las moléculas y son menos irritantes, que era lo que siempre ha limitado la aplicación de este método.

Tratamientos orales, es frecuente usar la “isotretinoina”, un fármaco más antiguo pero ahora se utiliza en dosis más bajas y se alarga un poco el periodo del procedimiento.

Tratamientos con fuentes de luz, es el campo donde más se ha avanzado. Se usan diversos láseres, como la luz pulsada o láser de colorante pulsado para disminuir la inflamación y mejorar el acné.

Nueva terapia fotodiónica, consiste en la aplicación de un gel que después se somete a unas sesiones de luz, esto hace que penetre en la dermis y disminuya la inflamación, la aparición de sebo y la eliminación de las bacterias.

Recuerda no recurrir a los remedios caseros. Todos deben saber, desde jóvenes hasta mayores, que existen tratamientos para cubrir todos los casos de acné, desde los más leves hasta los más graves, por ello no se debe, en ningún, caso recurrir a remedios caseros. Estos remedios no tienen ninguna evidencia científica.

“La impaciencia lleva a la gente a practicarlos, pero el paciente debe ser consciente de que la curación requiere un tiempo y debe tener paciencia con los tratamientos que envía el dermatólogo”, alega la experta.

Tags:

  • acné
  • edad
  • dermatología
  • adultez

Lee también

Comentarios