Lo más visto

El arte agrícola de Zapotitán

TRES DEPARTAMENTOS Y SIETE MUNICIPIOS CONVERGEN EN ESTA TIERRA AGRÍCOLA, UN LUGAR CONSAGRADO A LA PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS. LAS VENAS DE UN RÍO DAN VIDA A SUS CAMPOS.
Enlace copiado
El arte agrícola de Zapotitán

El arte agrícola de Zapotitán

Enlace copiado

Esta vez, nuestro vuelo nos llevó a la tierra de Zapotitán, que atraviesa El Congo, del departamento de Santa Ana; parte de los municipios de Izalco, San Julián y Armenia, del departamento de Sonsonate, y parte de los municipios de Ciudad Arce, San Juan Opico, Colón y Sacacoyo, del departamento de La Libertad.

En su tierra pareciera que todo puede producirse. Los agricultores, expertos en el conocimiento de la tierra y los elementos, han aprendido a sacar el mayor provecho de este terreno.

Desde arriba, el “arte agrícola” cubre el horizonte. Cientos de manzanas con colores distintos contando fases de producción.

Más allá, el volcán de Izalco, el Cerro Verde y el volcán de Santa Ana se levantan frente a esta tierra que no ha descansado desde antes de la Conquista.

Vista

Desde el aire vimos a los artistas de estos lugares trazar sus líneas sin fin, cultivando la vida, dibujando formas en los campos, cortando el arroz con sus potentes máquinas.

Desde el suelo, líneas; desde el cielo, continentes de cultivo con sus tractores convertidos en pinceles. Un río los bendice y sus venas cubren todo el territorio; sería imposible alcanzar todo su recorrido. Se trata del río Talnique, principal responsable de que este lugar sea el edén de los agricultores. Lo vimos extenderse hasta donde daban nuestros ojos y cómo a su paso la naturaleza se aparta reverente ante el dador de vida. Un lugar que nunca deja de producir, que fue la capital agrícola de los padres indígenas, que bien podría ser un municipio o un departamento. Pero es el valle que lleva alimento para todos, Zapotitán.

Lee también

Comentarios