Lo más visto

El derrame se puede prevenir

De dos tipos de accidentes cerebrovasculares (ACV) que existen, el isquémico es el único que se puede prevenir si se consulta y es tratado a tiempo.
Enlace copiado
El derrame se puede prevenir

El derrame se puede prevenir

El derrame se puede prevenir

El derrame se puede prevenir

Enlace copiado
Hablar de derrame cerebral o infarto cerebral es para muchos sinónimo de muerte. Y no es para menos, los accidentes cerebrovasculares (ACV), según explica el neurocirujano José Zanoni Yada, son la tercera causa de muerte en todo el mundo y la primera causa de discapacidad permanente. Explicó que de dos a tres pacientes no alcanzan ni a llegar a un hospital a ser atendidos cuando ya han muerto. Cinco quedan con discapacidad importante, y solo uno o dos se recuperan.

Pero ¿sabía que existe un tipo de ACV que puede prevenir? El especialista consultado explica que es posible cuando se trata de uno de los dos tipos principales de accidentes cerebrovasculares que existen, por ejemplo el isquémico (un segundo sería el hemorrágico, pero este se logra prevenir solamente con estudios previos).

El isquémico, explica el doctor Zanoni, es el causado por una falta de riego sanguíneo a una parte del cerebro, lo que se conoce como derrame cerebral, ictus o stroke. El isquémico puede provocar un infarto cerebral, lo mismo que pasa en el corazón donde una arteria del cerebro se tapa por un coágulo o trombo que está formado por colesterol, grasa y que provoca un accidente cerebrovascular. “Es el único que es prevenible”, aseguró Zanoni.

En general, los síntomas o señales de alerta que requieren consulta inmediata, ya que son un claro indicio de que la persona puede sufrir un derrame, según este neurocirujano, son por ejemplo si se le duerme la mano, pierde la fuerza de alguna parte de su cuerpo por minutos y luego se recupera. Síntomas conocidos como un derrame cerebral isquémico transitorio. Eso sí, no tiene relevancia si, por ejemplo, la mano se le duerme por tenerla apoyada en algo.

Según Zanoni, la persona que no le presta atención a estas alarmas, y cree que es cuestión de “nervios” puede lamentarlo después. En sus manos está prevenirlo.

De hecho, la ventaja es que en cuanto al isquémico hay factores de riesgo prevenibles y otros que no, por ejemplo el factor hereditario, o ser mujer. Mientras que en los prevenibles están evitar el síndrome metabólico, es decir, obesidad central (en el abdomen), triglicéridos elevados, presión sanguínea alta, niveles de colesterol alto, evitar problemas cardiacos, tabaquismo, ya que Zanoni asegura que “es terrible”, para las enfermedades infarto cerebrales, ya que dañan de manera importante las venas y arterias y puede provocar una trombosis venosa (coágulo). Puede prevenirlo al evitar el uso de anfetaminas (estimulantes) y consumo de anticonceptivos y drogas.

Una vez el paciente llega donde un especialista y encuentra que, por ejemplo presenta un cuadro como la mano débil, problemas del habla, vértigo, problemas de coordinación, esas, que parecen simples alertas, de inmediato requieren ser tratadas por un especialista. Explica el doctor que este tipo de casos hay que tratarlos como una emergencia. De eso dependerá que el paciente se recupere y que salga librado funcional o activo. Si se logra dar el tratamiento ya sea por la vena o por cateterismo se puede recuperar hasta el 70% un paciente, de lo contrario la estadística baja, según Zanoni. Algo que recalcó además es que si un síntoma progresa tiene que salir de inmediato a la emergencia, no de una clínica, sino de un hospital especializado en tratar estos casos, porque solo hay seis horas para lograr hacer algo si se ha presentado un infarto.

“El cerebro es tiempo. Entre más tiempo pase, más cerebro se daña”, dijo.

Tags:

  • ACV
  • cerebrovasculares
  • discapacidad
  • derrame cerebral
  • infarto cerebral

Lee también

Comentarios